Relación Económica de Argentina e Israel

Pablo Kornblum para el sitio digital de Radio Jai Argentina

http://www.radiojai.com/rj/noticom.php?cod=MTQ2OTM3OA==

Cómo se encuentra hoy el vínculo económico entre Argentina e Israel?

El intercambio comercial se ubicó en torno a los 300 millones de dólares en los últimos años (superavitario para la Argentina en algo menos de 100 millones de dólares), un número poco significativo – 0,3% del total de nuestro país – y que no resulta diferenciador, mismo con otros países de la región de Medio Oriente.

Este contexto no ha podido ser revertido en la corriente década, a pesar del tratado de libre comercio firmado entre Israel y el Mercosur en el año 2010. En este sentido, la lógica progresista con tintes proteccionistas (con disputas y en oposición a los Estados Unidos, principal aliado de Israel), sumado a una serie de rispideces intra-Mercour, conllevaron a un escepticismo por parte de los inversionistas Israelíes; estos últimos continúan teniendo como prioridad los mercados maduros (Estados Unidos, Europa) y lo de alto potencial de desarrollo de corto plazo (Asia).

Por otro lado, para el Mercosur y Argentina en particular, los principales socios comerciales continúan siendo los regionales, Estados Unidos y la Unión Europea (economías ya conocidas), y China, con su demanda incesante de materias primas. En este aspecto, la falta de avidez (con un alto componente de riesgo) del empresariado nacional para adentrarse en otros nichos de mercado, sumado a la falta de apoyo gubernamental, han sido los principales escollos de Argentina durante las últimas décadas.

Entonces cómo se pueden profundizar las relaciones económicas entre ambos Estados?

Por un lado, Argentina continuará con una política económica exterior con ancla en el agro (dos tercios de la canasta exportadora de la Argentina son alimentos). Si entendemos además que Israel es un importador neto de estos bienes primarios, la Argentina podría incrementar la exportación a Israel de cereales, pescados, aceites y carnes (la cortes argentinos explican el 21,7% de las importaciones totales de carne de Israel) con políticas de Estado que ayuden a fortalecer la vinculación política – con lo que ello implica en términos de alianzas internacionales – y el entramado logístico/burocrático.

Como contraparte, Israel es un país con una impronta aperturista en torno de políticas de largo plazo. En este sentido, el complemento argentino para estas inversiones dependerá, por un lado, de la estabilidad institucional que pueda demostrar nuestro país en el mediano/largo plazo; mientras que por el otro, serán fundamentales los beneficios que puedan conllevar las ventas de tecnología en temáticas de interés para Argentina, ya sea en términos de seguridad para con la lucha contra el delito y el narcotráfico (ciberseguridad, protección de activos), como en relación a mejoras en la productividad agrícola (irrigación, bienes de capital), que, como se mencionó previamente, continuará siendo el principal bastión de la economía argentina.

Más aún, Israel está incrementando nuevamente sus inversiones en el exterior – en el año 2016 estuvo entre los 25 países con mayores montos emitidos, con un total de 12.500 millones de dólares -, por lo que la Argentina tendría la oportunidad de recibir más que los 100 millones de dólares promedio del último quinquenio (más del 80% en el sector agrícola). Si a ello le adicionamos el cambio de paradigma ideológico de nuestro país bajo la actual gestión, sumado al pragmatismo reinante en la arena internacional, podemos pensar en una mejora en los intercambios económicos en el corto plazo entre ambos Estados.

De qué trata su último libro, “La Sociedad Anestesiada. El Sistema económico global bajo la óptica ciudadana”? Como se podría relacionar el mismo con la relación bilateral entre Argentina e Israel?

Por un lado, el libro comienza describiendo el desarrollo del sistema económico global desde el nacimiento de la lógica mercantil. Se explicitan los diferentes actores (estatales y no estatales), los sectores económicos, las diferentes clases sociales, el rol del sistema financiero, la afectación del medio ambiente y la automatización de los procesos productivos. En el mismo además se muestran las pujas de intereses, el rol de los medios de comunicación y la forma de ejercitar el poder; ello permite dilucidar como el ciudadano, ya sea tanto a nivel individual como en términos colectivos, comprende los procesos que acontecen tanto a nivel macro como micro, que impacto tienen en su cotidianeidad y como pueden hacer para mejorar su calidad de vida.

En el caso de la relación entre Argentina e Israel, podemos observar que los sectores triunfadores, tanto el agro como los servicios, utilizan cada vez más tecnología y menos mano de obra. También se observa un mundo de demografía creciente, por lo que el incremento en la demanda de alimentos posee una tendencia irreversible en el corto y mediano plazo. Por supuesto se observa el rol de los Estados en términos de alianzas políticas, con los matices ideológicos como parte importante a la hora de vincularse económicamente. En definitiva, la idea del libro es proponer para el lector un marco conceptual de comprensión macro y microeconómica que se replica en todas las latitudes del planeta.

Las relaciones económicas entre Argentina y Rusia

De Pablo Kornblum para el portal de noticias “Russia Beyond the headlines”

https://es.rbth.com/internacional/america_latina/2017/05/03/rusia-y-argentina-una-relacion-pragmatica-sin-preferencias-ni-privilegios_755524

https://www.yumpu.com/es/document/view/58967542/revista-mundo-plural-n10

El cambio de gobierno en Argentina en Diciembre de 2015, generaron un cambio en la política exterior del país. Durante el mandato de Cristina Fernández se había generado una relación bilateral que tenía en cuenta elementos de tinte más estratégico (acuerdos de cooperación científica, tecnológica, capacitación de personal, etc.) que económico-comerciales, mientras que el actual gobierno argentino busca negociar principalmente un mayor acceso a mercados en Rusia para productos argentinos (carnes procesadas, vinos y derivados de fruta) e importar tecnología de Rusia en actividades como los hidrocarburos, la minería o la defensa, en conjunto con un incremento de las inversiones rusas en Argentina (por ejemplo la gigante estatal Rosatom invirtiendo en el desarrollo nuclear de la planta Atucha III).

Este contexto es una profundización de la histórica lógica de la Argentina como ‘granero del mundo’ (que genera las divisas tan preciadas para el país), donde Rusia cumpliría el rol de un ‘Centro’ (en un escenario de potencias multipolares buscando alta rentabilidad y recursos estratégicos), a pesar de que es un exportador neto de commodities. La realidad es que en términos relativos, la industria tecnológica rusa, aunque no sea de primer nivel en todas las ramas, supera ampliamente las capacidades argentinas. Para citar un ejemplo, Argentina se ha encontrado interesada en la adquisición de algunos equipos militares (aunque el análisis de mercado y el ajuste en la cartera estarían, al menos, dilatando las adquisiciones), especialmente embarcaciones de clase polar, barcos multipropósito, aviones de combate, y cazas de entrenamiento -todos ellos con la transferencia tecnológica y el know how correspondiente -.

Desde la posición de Rusia, una asociación estratégica duradera con la Argentina como proveedor confiable de alimentos, se torna más necesaria luego de las sanciones Occidentales post-Crimea. Por otro lado, el modelo de provisión ‘all inclusive’ de capital financiero, físico (equipamiento) y humano (también muy utilizado por China, competidor de Rusia para con el aprovisionamiento de los mercados mundiales), permite eliminar competidores y generar compartimentos estancos de poca interrelación inter-estatal ‘winner takes all’. Un caso donde este sistema se ve claramente reflejado es en la represa hidroeléctrica Chihuido I en la provincia de Neuquén, en el cual iban a participar las compañías rusas Inter Rao y Power Machines – contratistas proveedoras de equipamiento -, e iba a ser financiada mayoritariamente por el Banco de Desarrollo y Comercio Exterior de Rusia (Vnesheconombank).

Sin embargo, el proyecto se encuentra en stand-by dado el pedido del Gobierno Argentino para bajar la tasa de interés (se aceptó una disminución del 6,5% al 5,5%, pero Argentina luego continuó insistiendo con una rebaja al 4,5%, hecho que fue negado rotundamente por el Gobierno Ruso). Cabe destacar que el gobierno ruso valora la precisión en cuanto a la propuesta de negocios que se brinde, buscando datos y hechos fácticos que muestren con claridad los beneficios de un acuerdo, y donde la forma de pago siempre es un punto destacado del mismo.

Más allá de las formas, Argentina encuentra la posibilidad (dada su política aperturista y de endeudamiento global) de jugar con la Oferta y la Demanda, por ejemplo reemplazando los capitales rusos por chinos, con los cuales cual se va a intentar negociar un “préstamo preferencial de Estado a Estado”. El problema es que estos roces en la negociación generan ruidos en un gobierno ruso que, aunque flexible y pragmático, es firme en sus análisis y objetivos de mediano y largo plazo.

Cabe además destacar que, a pesar de que Argentina es un gran proveedor de materias primas a nivel global, también tiene una gran competencia en la zona: Brasil (actualmente representa el 50% de las importaciones rusas de carne), Uruguay y Paraguay son países donde también Rusia también ha puesto los ojos y ya ha comenzado a negociar condiciones para la adquisición de diversos productos primarios. Es la nueva versión del mundo globalizado: sin enemigos ideológicos irreconciliables, pero sí con fuertes competidores políticos y económicos; evitando hasta donde sea posible los conflictos con los Organismos Económicos Internacionales, pero generando iniciativas propias en los diversos estamentos institucionales globales y buscando relaciones exteriores diversificadas (regresando especialmente al “realismo periférico”).

En términos comerciales, en el Siglo XXI el intercambio siempre ha ido in-crescendo año a año (desde 150 millones de dólares en el 2000 hasta los 2.300 millones de dólares en el 2013), con una consecuente disminución luego del escenario económico adverso de Rusia y las políticas proteccionistas argentinas. Por otro lado, la mayor demanda de bienes tecnológicos rusos por parte de Argentina y la caída en los precios de las materias primas en la presente década, han derivado en el cambio de signo en la balanza comercial (superávit Argentino hasta 2010 y luego deficitario para el país sudamericano).

En este sentido, el crónico déficit comercial argentino desde 2011 se explica por la magnitud de las exportaciones rusas – 70% de la balanza comercial -, constituidas en su gran mayoría por fertilizantes minerales y combustible diesel (en menor medida materias primas para la industria pesada, como el acero de aleación, hierro y aluminio), y por las pocas y concentradas ventas argentinas – frutas, carnes, lácteos, legumbres y bebidas – (cabe destacar que las normas fitosanitarias rusas son exigentes).

En el año 2015 el intercambio bilateral se redujo en un poco menos u$s 1.000 millones con respecto a 2014, al pasar de u$s 2.066 millones a u$s 1.150 millones, lo que ha generado una alarma por el peor retroceso de la relación económica bilateral del Siglo XXI. En el año 2016, el déficit comercial de la Argentina con Rusia fue mínimo, pero los intercambios comerciales no repuntan y se mantuvieron prácticamente en los mismos niveles que en el 2015. Solo para citar un ejemplo, la pérdida de poder adquisitivo de Rusia por la caída del precio internacional del petróleo y la devaluación del rublo, generaron serios inconvenientes a los productores de frutas, como peras y manzanas, del Alto Valle del Río Negro y Neuquén que perdieron un mercado para exportar.

Para concluir con este punto, cabe destacar que la Argentina no es para Rusia un socio comercial de envergadura. Por otro lado, el modelo ‘neoliberal’ del actual Gobierno Argentina – a diferencia del anterior -, se podría encontrar más cómodo ideológicamente con Europa Occidental y los EE.UU. Por el lado Ruso, el Gobierno de Putin – con un mayor margen de maniobra por su posición como potencia global – mantiene vínculos comerciales tanto con gobiernos más bien pro-estadounidenses (como México y Perú), como también con los adversarios de Washington en la región, como lo son Venezuela y Bolivia.

En tanto a las inversiones, aunque las promesas diplomáticas han mencionado montos cuantiosos (por 100 mil millones de dólares en infraestructura y recursos estratégicos), la realidad menciona que todavía no han sido significativos, sobre todo dada la falta de firmeza en el cumplimiento de los acuerdos.

Uno de los pocos avances son los 180 millones de dólares que el banco ruso mayoritariamente estatal Gazprombank aportará (se quedará con el 51% de la participación accionaria), para la construcción de un puerto multipropósito que permita disminuir los costos logísticos del comercio entre Argentina y Rusia, en la localidad bonaerense de Ramallo. Cabe destacar que la construcción se llevará a cabo con el grupo argentino PTP y la compañía binacional Zaraimpex, donde se espera un movimiento económico anual de hasta u$s 40 millones y 500 nuevos puestos de trabajo.

En este proyecto también se incluye el pedido de una baja de los aranceles para con la importación de fertilizantes fosforados (hoy con un arancel del 6% que el resto de los países limítrofes no cobra), que es un punto clave para la mejora de las relaciones bilaterales y no debería ser un inconveniente dada la lógica aperturista. Sin embargo, cabe destacar que la relación estratégica del gobierno con el campo argentino y alguno de sus actores más importantes, podría generar ciertos obstáculos.

Dentro de la misma racionalidad para con el aprovechamiento del recurso natural argentino, el Hesc Group busca llegar a un acuerdo con la provincia de Santa Cruz, la cual posee un enorme potencial mareomotriz para la generación de energía eléctrica de origen renovable a escala comercial. La idea inicial del grupo inversor ruso, especializado en el diseño de tecnología para usufructuar el poder de las olas y garantizar la protección de las líneas de costas, es instalar un prototipo con el objetivo de cuantificar la viabilidad del proyecto.

Finalmente, Gazprom (38% estatal rusa) tiene interés en el gas convencional argentino. Junto a su par argentino, YPF, acordaron iniciar la extracción conjunta de gas en la Patagonia. Con una inversión de 500 millones de dólares, se trata de la explotación de ‘tight gas’ en el área Estación Fernández Oro (EFO) de la localidad de Allen, en la provincia de Río Negro. La concreción de esta inversión de Gazprom en Argentina es el resultado de una Política de Estado iniciada en Septiembre de 2015, cuando ambas empresas petroleras firmaron un acuerdo para desarrollar proyectos de exploración, producción y transporte de hidrocarburos en el país sudamericano. Esto es, proyectos de largo plazo que requieren alianzas (o por lo menos buenas relaciones) duraderas.

En este aspecto, la gran preeminencia del Estado Ruso en las Inversiones Extranjeras Directas en Argentina, conlleva a que las decisiones tengan un tinte estratégico y un cuidado que va más allá de la lógica economicista. Por ello y para generar un escenario técnico acorde y sin fisuras a la hora de la implementación de los proyectos, los inversores rusos se encuentran interesados en trabajar de manera conjunta con organismos del Estado Argentino dedicados a la Investigación y Desarrollo. Un ejemplo es el acuerdo con el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), donde se va a cooperar en desarrollos agroindustriales con alta tecnología, como ser en los sectores de veterinaria, farmacología y biotecnología.

Para concluir, la pragmática internacionalización de Rusia (por necesidad o deseo) de relacionarse económicamente con países fuera de su ámbito geográfico euroasiático inmediato, encuentra en Argentina un histórico proveedor de necesarias materias primas en el corto plazo, sobre todo en el rubro de agro-alimentos. Este escenario probablemente continúe reproduciéndose en los próximos años, dada la posición argentina de acentuar el modelo agro-exportador. En el mediano y largo plazo, y basado en objetivos superadores, el eje son las inversiones en los recursos estratégicos que posee el país sudamericano; lo que le permitiría a Rusia no solo incrementar sus ambiciones de crecimiento económico endógeno, sino también sus capacidades estratégicas en términos geopolíticos (inclusive y desde un punto de vista geográfico y logístico para con su proyección Antártica).

Como contraparte, el encontrarse en un escalón inferior en las cadenas de valor de capital físico y tecnológico, la Argentina reproduce una lógica de Centro-Periferia absorbiendo bienes y servicios que desnudan la falencia industrializadora del país en las últimas décadas. Esta demanda de importaciones, continuará seguramente en el mediano y largo plazo. Por otro lado, la necesidad de inversiones con diversidad de financiamiento sin discriminación alguna (ya sea a nivel estatal, corporativo, organismos internacionales según convenga en términos de temporalidad y de tasas de interés), encuentra en Rusia un potencial socio. Sin preferencias ni privilegios, solo una opción más. En el futuro próximo, su relevancia estratégica dependerá del acercamiento diplomático que se propongan – a pesar de que no poseen la mayor afinidad en términos de formas e ideología – en un momento geopolítico complejo a nivel global.

China: profundizar la cercanía que quedó del kirchnerismo

Entrevista a Pablo Kornblum – Diario La Nacion

http://www.lanacion.com.ar/1984102-china-profundizar-la-cercania-que-quedo-del-kirchnerismo

El vínculo comercial y financiero entre la Argentina y China se intensificó cuantiosamente en los últimos años y el gobierno de Mauricio Macri intentará mantenerlo y expandirlo. Pero Pekín representa hoy dos incógnitas para el país. Por un lado, en términos económicos, una ralentización del crecimiento del gigante asiático podría tener un impacto en nuestro país debido al nivel de interdependencia alcanzado. Por el otro, si se habla de política, el fuerte acercamiento reciente con Estados Unidos dejaría el país en el medio de dos potencias con rivalidad en aumento.

Así lo describió a LA NACION el director de Economía Internacional del Centro Argentino de Estudios Internacionales (CAEI), Pablo Kornblum. “El esquema que empezó con el kirchnerismo continuó porque se trata de una relación pragmática. Lo que puede hacer que la relación gire es el vínculo con EE.UU.”, sostuvo. “[Donald] Trump busca en China un enemigo y la Argentina quedaría frente a una dicotomía de tener que elegir un aliado”, agregó.

Sin embargo, hay una ventaja, según el analista: “Como somos un país todavía alejado del mundo, no estamos en el eje de la tormenta de la geopolítica de la pelea entre EE.UU. y China. Podemos jugar pragmáticamente con uno u otro”.

La Casa Rosada acordó con Pekín reducir el déficit comercial -en rojo para la Argentina- principalmente apelando a la llegada de más turistas chinos. Pero para Kornblum se necesitará más que eso. “Tiene que haber un cambio de paradigma, que no creo que haya. Se quiere profundizar el modelo agroexportador y de a poco ir avanzando en otras áreas de la economía, pero que éstas sean lo suficientemente competitivas para el mercado chino es una utopía, demoraría años”, explicó.

Con la estrategia de encontrar nuevos mercados, el Gobierno ya busca en el sudeste asiático, pues China se convirtió en el motor de la región. “Ahí hay mini-Chinas”, ejemplificó Kornblum. Y agregó: “Sería tonto no mirar hacia allá”

La Izquierda en los Estados Unidos

Publicado en el Diario Tiempo Argentino el 11 de Octubre de 2015

http://tiempo.infonews.com/nota/189930/sanders-timido-heredero-de-los-reclamos-de-justicia-social-en-estados-unidos

1- ¿Considerás posible que un candidato como Sanders se imponga en la primaria partidaria que actualmente domina Hillary Clinton? ¿Por qué?

1) Es realmente muy complicado. No porqué las ideas de Sanders no sean atractivas para una gran parte del electorado demócrata (educación superior gratuita, salud pública universal, lucha contra el cambio climático, etc.), sino que no cuenta con el financiamiento de la poderosa y millonaria elite política/económica (a la que se enfrenta) y los grandes medios de comunicación a los que estos controlan.

2- ¿Creés que el electorado estadounidense apoyaría a un candidato que se autodenomina socialista? ¿Por qué?

2) Su apoyo irá creciendo entre los más jóvenes y educados, aquellos que entienden que la lógica de la guerra fría es parte del pasado, y que las malas palabras acarreadas de la misma tapan otras más importantes en la actualidad – como es la desigualdad crónica, la pobreza, la falta de oportunidades -, propia de un capitalismo salvaje que la historia norteamericana supo defender.

3- ¿Cómo creés que sería el trato que la gran mayoría de los medios estadounidenses le daría a Sanders, en caso de ganar la interna?

3) En la actualidad, y no solo en los Estados Unidos sino en todos los países del mundo, la mayoría de los medios de comunicación poseen un gran poder de influenciar a la población, transgiversando u omitiendo muchas veces lo que a determinado electorado realmente le es conveniente para sus intereses. Primero intentarán apoyar a Clinton, quien posee una excelente relación con el establishment. Y si Sanders ganará la interna, la mayoría se volcará hacia su contrincante republicano, bajo la simple lógica del pragmatismo y la necesidad de mantener el estatus-quo.

4- Opiná todo lo que le interese sobre la figura de Bernie Sanders.

4) Tanto Sanders como la senadora Warren emergen en una sociedad que necesita respuestas para explicar “el 1% vs. el 99%”. Con análisis simples, concisos y alejados de la tibieza, ambos han demostrado que el “sueño americano” no deja de ser un sueño que se aleja cada vez más de la realidad. Su foco es la necesidad de un “baño de humildad” para los Estados Unidos como un todo, alejado del idealismo del ser el país “más moral, eficiente, que brinda igualdad de oportunidades para todos”, para acercarlo a una realidad global que implica la lucha diaria para el reconocimiento y la pelea por los derechos de los más necesitados.

Una solemne rendición

Publicado en Tiempo Argentino el 20/9/2015 – Por Pablo Kornblum

http://tiempo.infonews.com/nota/187083/una-solemne-rendicion

 

Una vez más, el caso griego pone sobre el tapete la importancia de los equilibrios de las dinámicas endógenas y exógenas dentro de la arena internacional. A lo largo de la historia, en muchas ocasiones se ha observado como las complicidades y alianzas desnudan una puja de intereses poca veces comprendida por sociedades que, permanente, se han visto harto engañadas por políticas que lejos se encuentran de favorecer a las mayorías.

Alexis Tsipras había conseguido aunar la fortaleza política de la mayoría de los griegos para enfrentar los poderes concentrados de la, ya podríamos decir que mal llamada, Unión Europea. Sin embargo, la firma de un tercer rescate, bajo presión y sin beneficios claros para la mayoría del sufrido pueblo heleno, ha sido más contraproducente aún: no ha logrado esa necesaria estabilidad política para comenzar una, aunque sea tibia y marginal, recuperación económica.

En el mientras tanto, el desorientado ciudadano, devenido en elector serial, poco comprende porqué el ‘No’ apoyado hace 2 meses por más del 60% de la población, se convirtiese rápidamente en un ‘Si’ para beneplácito de los grupos de poder concentrados, aquellos que se encuentran alejados de las problemáticas socio-económicas del día a día de los griegos.

El desconcierto se profundizo solo unos días después: la renuncia de Tsipras, en medio de una autodefensa de su labor de gobierno por sus intentos para lograr un mejor acuerdo en las condiciones de rescate y reducción de deuda griega. Las políticas de la esperanza, enraizadas en la posibilidad de un verdadero cambio estructural, quedaban así en manos del escindido partido Unidad Popular, liderado por Panayotis Lafazanis, cuyo esquema propone abiertamente un retorno al Dracma y un rechazo a los ajustes derivados del acuerdo.

Por ahora, el abdicar ante la Troika, ha beneficiado a los mismos de siempre, muchos de los que han llevado al país a está situación. Los bancos acreedores que quieren recobrar la totalidad de su deuda, los empresarios griegos que frenaron una suba en sus impuestos, o las elites políticas europeas que querían evitar verse débiles ante sus propios electores.
Ya poco importa si los griegos eran vagos y solo deseaban vivir por encima de sus posibilidades; o si fueron torturados injustamente y pagaron el precio de malas elecciones políticas y los errores de los gobiernos griegos previos. La derrota del pueblo ya ha sido consumada. Los cambios marginales, una vez más se apoderaron de la historia.
Este Domingo, el candidato de Syryza enfrentará al presidente interino del partido conservador Nueva Democracia, Vanguelis Meimarakis, en el entorno menos poderoso y hostil de la política doméstica. El resultado será solo una anécdota. La gran batalla, cual hubiera situado a Tsipras en la historia grande del país, quedó en una dolorosa desilusión, alejada de aquellas grandes epopeyas de la mitología griega.

La sumisión de Puerto Rico

Publicado en el diario Tiempo Argentino el 11-07-2015 – Autor Pablo Kornblum

http://tiempo.infonews.com/nota/157283/la-sumision

Como suele suceder, poco importan los causales del porqué Puerto Rico conlleva una deuda sobre sus espaldas de 73 mil millones de dólares. Focalizarse en las consecuencias permite evitar evaluar la responsabilidad de las elites políticas y económicas, quienes se han visto históricamente beneficiadas ante una situación macroeconómica inviable en términos de sustentabilidad, pero de alta rentabilidad.

Por un lado, hasta fines del Siglo XX Puerto Rico se vio favorecido por un sistema fiscal que permitía a las empresas repatriar a los Estados Unidos sus ganancias con amplias exenciones fiscales. Pero en virtud de un acuerdo entre San Juan y Washington, desapareció por completo en 2006. Desde aquel momento, la industria se desplomo y Puerto Rico ha ido, literalmente, de recesión en recesión.

Por otro lado, por su condición de jurisdicción fiscal independiente, los intereses de los bonos que emite el gobierno de Puerto Rico están exentos de impuestos, lo que ha resultado muy atractivo para los financistas: Burbujas especulativas, baja productividad y Gasto Público fuera de control fueron la consecuencia. Ese capitalismo que se aleja de la economía real y nos tiene acostumbrado a las grandes crisis.

A ello se le suma el agravante de no poder generar ese refinanciamiento de corto plazo que tienen la mayoría de los Estados Libres del planeta: su estatus de territorio libre asociado no le habilita pedir un rescate a los Organismos Internacionales de Crédito, como así tampoco acceder a los beneficios del Código de Bancarrota de los Estados Unidos que le permitiría reestructurar su deuda. Tampoco puede realizar una crítica de política monetaria sobre este punto: No hay un Banco Central, un Ministro de Finanzas, o una Moneda independiente.

Poco parece importarle a los Estados Unidos. Los Estados que subyugan, siempre indirectamente a través de las voces altisonantes de sus lacayos – para mostrarse inocentes y ajenos -, posan la culpa en el pueblo bastardeado: que los salarios no son competitivos, que la burocracia gubernamental es altamente excedente, que los planes sociales disminuyen la voluntad de trabajo de la población económicamente activa. Sin embargo, si promueven el asistencialismo exógeno. Su ayuda en planes sociales, solo potencian el vínculo de dependencia para con la mera subsistencia.

Bajo este escenario perverso para los más humildes y de una ambigüedad institucional insólita a esta altura del Siglo XXI, lo único enteramente preestablecido por ley es la opresión desde los poderes concentrados para con la manutención inclaudicable del estatus-quo: La Constitución de Puerto Rico establece que, antes de dejar de cumplir sus obligaciones con sus acreedores, el Estado debe suspender todos los demás gastos, incluyendo salarios y gastos administrativos. Y con ello la amenaza que acalla las rebeldías – como ocurrió en Grecia –, y que solidifica el miedo de unas mayorías anestesiadas política, económica y socialmente.

Trump, candidato de la xenofobia de EE UU

Diario Tiempo Argentino, 7 de Julio de 2015. Entrevista a Pablo Kornblum

http://tiempo.infonews.com/nota/157019/trump-candidato-de-la-xenofobia-de-ee-uu

-En un contexto electoral donde republicanos y demócratas se disputan el electorado hispano y latino, ¿cómo cree que puede repercutir el mensaje de Trump en las posibilidades de su partido?

1)      Las declaraciones han sido denostadas por la mayoría de la comunidad global. Dada la lógica democrática, racional y bipartidista de la sociedad estadounidense, la mayor parte de los políticos tiende a evitar los extremos/fundamentalismos políticos e ideológicos. El candidato Trump no hace más que asegurarse el núcleo más conservador del electorado (con una representación que no supera el 10% del padrón), levantando las banderas del nacionalismo – que incluye una política exterior de tinte ‘Realista’ -, y del ‘sueño americano’ donde cada individuo, con su esfuerzo, pueda concretar sus proyectos.

-En términos generales, ¿qué situación viven hoy los latinoamericanos en EEUU? ¿La situación mejoró o empeoró en relación a los últimos años? ¿En qué aspectos se percibe mayormente la desigualdad o discriminación que viven?

2)      La situación de los latinos en los Estados Unidos no ha mejorado, más aún cuando no ha habido cambios estructurales en un escenario macroeconómico que, en los últimos años, vario desde lo adverso a lo inestable. En épocas de adversidad económica su capital, mayoritariamente trabajo intensivo de baja calificación (construcción, empleadas domésticas, etc.), suele ser un gran perdedor en términos de la dinámica de los diferentes actores socio-productivos. En este aspecto la comunidad latina continúa siendo, en su mayoría, una población ‘de segunda’ con menores posibilidades de ascenso socio-económico que sus conciudadanos caucásicos.

-Su opinión personal sobre el mensaje de Donald Trump en el que vinculó a los inmigrantes mexicanos en Estados Unidos con la llegada de la droga y el incremento de los robos y las violaciones, y la propuesta de construir un muro.

3)      La relación de los latinos con las drogas, la violencia, etc. tiene bastiones estructurales que tienen un vínculo directo con su escenario socio-económico de origen, dadas sus condiciones de vida adversas tanto en su México natal (los que han migrado) como ya dentro de los Estados Unidos. La discursiva de Trump no avizora un análisis de esta complejidad, como así tampoco su interés, donde solo atinó a manifestar que “Estados Unidos se ha convertido en un basurero para los problemas del mundo”. Su objetivo político solo comprende consecuencias, con el foco de su discursiva en la inseguridad – incluida la inmediata construcción de un muro fronterizo con México – que pueda permitir el desarrollo de una vida en armonía para las ‘familias estadounidenses’.

-¿Considera que una persona como Trump podría tener chances de acceder a la Presidencia estadounidense?

4)      Las posibilidades de una victoria de Trump son prácticamente nulas, ya que ha atacado hasta el silencio de potenciales aliados políticos – cautelosos de no quedar ‘pegados’ ante alguna declaración en referencia al tema que pueda parecer desafortunada para el electorado -, indicando que los “dirigentes estadounidenses son unos estúpidos que se encuentran controlados por los lobbies y los intereses especiales”. Si a ello le adicionamos que alrededor de la mitad de los norteamericanos ya aseguró en diferentes encuestas que nunca lo votaría, solo un milagro lo podría catapultar a la presidencia de los Estados Unidos.

Hillary Clinton y Jeb Bush: precandidatos con portación de apellido

Entrevista a Pablo Kornblum para el Diario Tiempo Argentino, 22 de Junio de 2015.

http://tiempo.infonews.com/nota/155693/hillary-clinton-y-jeb-bush-precandidatos-con-portacion-de-apellido

a)      -Qué representan los Clinton y los Bush en la historia reciente de los Estados Unidos

b)      -Por qué creés que a pesar del desgaste que sufrieron los gobiernos de ambas “dinastías” estos candidatos son los que pican en punta en ambas primarias (según las encuestas).

c)      -Considerás que favorece a ambos candidatos que sean Hillary y a Jeb los que se enfrenten, teniendo en cuenta la imposibilidad que tendrán ambos partidos para cuestionar cosas vinculadas con el pasado de ambas familias en el gobierno?

a)      Los Clinton y los Bush encarnan los apellidos más importantes de las últimas décadas en la política estadounidense. Ambos representan fielmente los intereses de sus respectivos partidos en las diversas áreas programáticas (Impuestos, Inmigración, Gasto Público, Seguridad, etc.). En este aspecto, el capitalismo de círculos cerrados y concéntricos no requiere ni académicos, ni científicos ni filántropos; sólo políticos y empresarios especializados en explotar sus conexiones familiares.

b)     La respuesta probablemente es multicausal; pero fundamentalmente por el enorme poder acumulado que poseen como parte de la ‘elite política’ dentro de los circuitos de poder económico, militar y social. Por otro lado, un Bush o una Clinton, tienen la ventaja del reconocimiento del nombre, el valor de la marca familiar. Otra ventaja es la fiabilidad: saben cómo funciona el poder, no necesitarán aprender y deben saber lo que la sociedad requiere. En definitiva, las dinastías resisten porque políticamente son útiles.

c)      Cada uno potenciará las virtudes de sus predecesores, agregándole sus valores propios. Hillary se sustentará en la destacada política económica del ex presidente Clinton, adicionándole un estilo sobrio y con alta sensibilidad social para con las mujeres y las minorías. Jeb, por su parte, utilizará el histórico apoyo de los empresarios de las industrias más importantes para con la familia Bush (Finanzas, Petróleo, Industria Militar); pero además le agregará cierto grado de pragmatismo en cuanto a la apertura al dialogo con los diversos sectores sociales y políticos.   

Un final inevitable en Baltimore

Publicado por Pablo Kornblum en el diario Tiempo Argentino el 04-05-2015

http://tiempo.infonews.com/nota/151683/un-final-inevitable-en-baltimore

Lo que ocurre en Baltimore se podría denominar como el inevitable resultado de décadas de sistemática opresión de la población afroamericana. En este sentido, la dinámica económica se ha transformado en el reflejo troncal de una opresión sigilosa pero tan peligrosa como las balas o los gases lacrimógenos: se regenera y potencia por generaciones, durante toda la cadena de la vida, hasta que eclosiona.

Los datos lo validan: La mortalidad infantil es 9 veces mayor en los niños afroamericanos que en los blancos. El desempleo de los jóvenes blancos se encuentra en torno al 10%, mientras que para los afroamericanos es del 37%. Solo el 10% de los afroamericanos adultos en edad activa tiene estudios terciarios o universitarios completos, mientras la misma tasa se eleva al 50% en la población blanca. Y los ancianos blancos de Baltimore viven 2 décadas más que sus vecinos afroamericanos.

Por lo tanto, un análisis profundo debería puntualizar un hecho insoslayable: a la pobreza generada por un proceso de desigualdad fuertemente creciente bajo la lógica de un capitalismo viciado por los patrones más liberales, se le adiciona una tensión racial embebida en una sociedad diplomáticamente estable pero con grietas raciales profundas. Un cocktail explosivo de indigencia y segregación que presenta dos soluciones: la búsqueda de un cambio político, cultural y socio-económico estructural; o la represión paramilitar. En todo caso, ambas sirven para mantener el estatus-quo y la reproducción sistémica bajo el dogma de la acumulación de capital.

La elegida ha sido la opción simplista, la que utiliza al aparato policial para controlar la subversión pública, y que evita generar un contexto de compresión ciudadana junto con políticas públicas distributivas audaces. El propio presidente de la nación, el Demócrata Barak Obama, fue tajante: “no hay excusa para la violencia sin sentido. Los responsables de los disturbios deben ser tratados como criminales”.
Los Republicanos complementaron gustosos esta opción ‘belicista’. Sus legisladores presentaron el mes pasado un proyecto de presupuesto para el año próximo año fiscal 2016, en el cual se incrementan los gastos del aparato policial y militar por un lado, pero a la vez se propone una serie de importantes recortes a programas sociales, como la asistencia alimenticia y médica a los pobres – incluido el ‘Obamacare’ -.

En definitiva, pareciera ser que las 5.600 muertes a causa de la represión policial en los Estados Unidos en los últimos 15 años, han sido en vano. La lógica política se aleja de los requerimientos de los más vulnerables, haciendo caso omiso a los valores ‘democráticos republicanos’ que tanto enfatizan y promueven a lo largo y ancho del planeta. ¿O será que continúan primando los intereses de aquellas elites políticas y económicas que prefieren mirar para otro lado, mientras su poder y riqueza continúan incrementándose exponencialmente?

Los intereses, el doble estándar y la comprensión

Publicado en el diario Tiempo Argentino el 28 de Diciembre de 2014

http://tiempo.infonews.com/nota/141292/los-intereses-el-doble-estandar-y-la-comprension

La noticia acontecida hace pocas semanas nos sirve para reflexionar una vez más sobre las disputas interagenciales, el doble estándar sistémico, y la comprensión ciudadana de la realidad. Y también nos trae a la luz las complejidades de las Ciencias Sociales, que al ser subjetivas, recrean un mundo más cercano a las fantasías de un niño que a la dura realidad.

Para comenzar, la Interdependencia Compleja, aquella teoría de las Relaciones Internacionales que muestra como diferentes actores y factores de la arena global se entremezclan a nivel inter e intranacional pujando por sus propios intereses, se encuentra más en boga que nunca. En este caso, la CIA misma no le informaba a su propio gobierno la verdad sobre los métodos de interrogación.

Más importante aún, desnuda el doble estándar de la dialéctica de los derechos humanos. El paladín de la democracia y los valores que ‘debiera seguir el mundo entero’, es uno de los Estados que menos los lleva a la práctica. Métodos con resultado dudoso que mellan el cuerpo; pero seguramente no el alma, y menos la cultura, la ideología o la religión.

Finalmente se encuentra la comprensión ciudadana de la realidad. Hilar el entendimiento teórico con el pragmático dentro de la dinámica histórica no es sencillo para el ciudadano medio; menos en torno a la polarización con diferentes matices que presentan los medios de comunicación, lo cual impide concluir sobre una verdad ‘lo más parecido a la realidad posible’.

Estos puntos se pueden conjugar en la reciente verdad revelada. En la cárcel de Guantámo, el Gobierno norteamericano tortura en nombre de los intereses y la seguridad nacional. Por ello, parece insólito pedir por los derechos humanos para Cuba, sin explicitar sobre la ‘seguridad nacional’ de la Isla. Tampoco se puede hablar en nombre del interés nacional cuando un grupo intranacional, como los afroamericanos, ven vulnerados permanentemente sus derechos – solo para referir a los asesinatos cometidos este año – por el propio Estado.

Como suele ocurrir, la ciudadanía queda relegada a las necesidades macro, aquellas que interesan primariamente a las elites. John Brennan, actual director de la CIA, dijo que la publicación del informe “no sólo nos deja vulnerables ante nuestros enemigos, sino que además nos pone en incómoda posición ante nuestros aliados”, escudándose bajo el escenario geopolítico. El presidente Obama, por su parte, avalo la tortura al pedir que “se tenga en cuenta el contexto de miedo generalizado tras el 9/11, para no juzgar con demasiada dureza a quienes hicieron cosas que estaban mal”.

Evaluándolo en prospectiva, y más allá de los valores intrínsecos de cada sociedad, sería interesante ver qué pasaría si se cerrara la brecha entre la realidad y lo que se percibe actualmente, donde todo se justifica y poco se hace para explicitar los deseos de mancomunión, prosperidad y buena voluntad que tienen la mayoría de los habitantes del planeta.