Relación Económica de Argentina e Israel

Pablo Kornblum para el sitio digital de Radio Jai Argentina

http://www.radiojai.com/rj/noticom.php?cod=MTQ2OTM3OA==

Cómo se encuentra hoy el vínculo económico entre Argentina e Israel?

El intercambio comercial se ubicó en torno a los 300 millones de dólares en los últimos años (superavitario para la Argentina en algo menos de 100 millones de dólares), un número poco significativo – 0,3% del total de nuestro país – y que no resulta diferenciador, mismo con otros países de la región de Medio Oriente.

Este contexto no ha podido ser revertido en la corriente década, a pesar del tratado de libre comercio firmado entre Israel y el Mercosur en el año 2010. En este sentido, la lógica progresista con tintes proteccionistas (con disputas y en oposición a los Estados Unidos, principal aliado de Israel), sumado a una serie de rispideces intra-Mercour, conllevaron a un escepticismo por parte de los inversionistas Israelíes; estos últimos continúan teniendo como prioridad los mercados maduros (Estados Unidos, Europa) y lo de alto potencial de desarrollo de corto plazo (Asia).

Por otro lado, para el Mercosur y Argentina en particular, los principales socios comerciales continúan siendo los regionales, Estados Unidos y la Unión Europea (economías ya conocidas), y China, con su demanda incesante de materias primas. En este aspecto, la falta de avidez (con un alto componente de riesgo) del empresariado nacional para adentrarse en otros nichos de mercado, sumado a la falta de apoyo gubernamental, han sido los principales escollos de Argentina durante las últimas décadas.

Entonces cómo se pueden profundizar las relaciones económicas entre ambos Estados?

Por un lado, Argentina continuará con una política económica exterior con ancla en el agro (dos tercios de la canasta exportadora de la Argentina son alimentos). Si entendemos además que Israel es un importador neto de estos bienes primarios, la Argentina podría incrementar la exportación a Israel de cereales, pescados, aceites y carnes (la cortes argentinos explican el 21,7% de las importaciones totales de carne de Israel) con políticas de Estado que ayuden a fortalecer la vinculación política – con lo que ello implica en términos de alianzas internacionales – y el entramado logístico/burocrático.

Como contraparte, Israel es un país con una impronta aperturista en torno de políticas de largo plazo. En este sentido, el complemento argentino para estas inversiones dependerá, por un lado, de la estabilidad institucional que pueda demostrar nuestro país en el mediano/largo plazo; mientras que por el otro, serán fundamentales los beneficios que puedan conllevar las ventas de tecnología en temáticas de interés para Argentina, ya sea en términos de seguridad para con la lucha contra el delito y el narcotráfico (ciberseguridad, protección de activos), como en relación a mejoras en la productividad agrícola (irrigación, bienes de capital), que, como se mencionó previamente, continuará siendo el principal bastión de la economía argentina.

Más aún, Israel está incrementando nuevamente sus inversiones en el exterior – en el año 2016 estuvo entre los 25 países con mayores montos emitidos, con un total de 12.500 millones de dólares -, por lo que la Argentina tendría la oportunidad de recibir más que los 100 millones de dólares promedio del último quinquenio (más del 80% en el sector agrícola). Si a ello le adicionamos el cambio de paradigma ideológico de nuestro país bajo la actual gestión, sumado al pragmatismo reinante en la arena internacional, podemos pensar en una mejora en los intercambios económicos en el corto plazo entre ambos Estados.

De qué trata su último libro, “La Sociedad Anestesiada. El Sistema económico global bajo la óptica ciudadana”? Como se podría relacionar el mismo con la relación bilateral entre Argentina e Israel?

Por un lado, el libro comienza describiendo el desarrollo del sistema económico global desde el nacimiento de la lógica mercantil. Se explicitan los diferentes actores (estatales y no estatales), los sectores económicos, las diferentes clases sociales, el rol del sistema financiero, la afectación del medio ambiente y la automatización de los procesos productivos. En el mismo además se muestran las pujas de intereses, el rol de los medios de comunicación y la forma de ejercitar el poder; ello permite dilucidar como el ciudadano, ya sea tanto a nivel individual como en términos colectivos, comprende los procesos que acontecen tanto a nivel macro como micro, que impacto tienen en su cotidianeidad y como pueden hacer para mejorar su calidad de vida.

En el caso de la relación entre Argentina e Israel, podemos observar que los sectores triunfadores, tanto el agro como los servicios, utilizan cada vez más tecnología y menos mano de obra. También se observa un mundo de demografía creciente, por lo que el incremento en la demanda de alimentos posee una tendencia irreversible en el corto y mediano plazo. Por supuesto se observa el rol de los Estados en términos de alianzas políticas, con los matices ideológicos como parte importante a la hora de vincularse económicamente. En definitiva, la idea del libro es proponer para el lector un marco conceptual de comprensión macro y microeconómica que se replica en todas las latitudes del planeta.

Brasil y México serían los más afectados de América Latina por aranceles de EEUU – Sputnik Mundo

Pablo Kornblum para Sputnik news – Marzo de 2018

https://mundo.sputniknews.com/americalatina/201803071076846991-acero-comercio-washington-latinoamerica/

Creo que Trump se encuentra intentando, por un lado, colocar a los Estados Unidos otra vez en un rol activo como principal potencia global, aunque ello implique largamente la falta de consensos diplomáticos (como lo indica su propia frase: “Las guerras comerciales son buenas, y fáciles de ganar). En este aspecto, no tiene reparos en entremezclar escenarios, regiones o actores (como sostuvo en estos días que si se llega a un nuevo acuerdo con el TCLAN, podría retrotraer la medida) con tal de globalizar la problemática; ello a pesar de las reprimendas que pudieran sufrir – sobre todo desde Europa y China, donde los vínculos político-económicos y militares bilaterales no son trascendentales (como si podrían ser los casos de Canadá, Corea o Japón) -, por parte de una racionalidad económica global sostenida por la mayoría de las diversas escuelas teóricas, bajo la órbita de la OMC y el aval de los beneficios colectivos en términos de eficiencia/eficacia de un libre comercio justo.

Por otro lado, además de encontrarse con un mundo hostil en términos de los reparos a su permanente falta de dialogo, el frente interno – el partido Demócrata por completo y algunos miembros moderados/racionales del ala republicana-, también le generan a Trump más obstáculos que apoyos. Como consecuencia, cierra filas sobre su electorado más duro, las clases desplazadas por la globalización que añoran un otrora Estado de Bienestar que hoy en día es prácticamente inexistente; no solo en los Estados Unidos, sino a nivel global. Sin embargo, cabe destacar que existen algunos ejes que apoyan su postura: para citar un ejemplo concreto, el acero y el aluminio se enmarcan dentro de las ‘industrias de base claves’ para la provisión de la Defensa nacional; lo que conlleva concatenamientos productivos positivos para toda la dinámica económica, incluida la tan preciada generación de puestos de trabajo (mismo la industria del acero contaba con 135 mil personas en el año 2000, que se redujeron a 83.600 en el año 2016).

En tanto a la región, Brasil y México se encuentran entre los cinco principales exportadores de acero a los Estados Unidos. En cuanto a los primeros y haciendo gala de su eximia diplomacia, trabajan sobre un escenario “lost-lost”, sosteniendo que el nuevo arancel “podría causar una pérdida considerable a los productores y consumidores de ambos países”, trayendo sobre la mesa una proba teoría del beneficio colectivo del comercio internacional cuando este se realiza en términos justos, pero que es ampliamente denostado por el pragmatismo nacionalista intransigente del presidente Trump. Por su parte, México alega que a pesar del perjuicio para esta industria en particular, el nuevo esquema arancelario podría compensarse con una mayor competitividad en otros sectores, como así también se generaría un escenario disruptivo para con el TLCAN que lo terminaría beneficiando bajo ciertas condiciones. Finalmente la Argentina, quien tiene una relación oscilante con los Estados Unidos (apoyo a Clinton, limones, biodiesel, relación con China, etc.), seguramente aguardará la reacción institucional de las principales potencias (a pesar de la importancia industrial que representan Aluar y Siderca para el país), antes de avanzar en una estrategia común con los Estados socios del Mercosur – aunque cabe destacar que siempre mantendrá el foco en mantener el sistema de preferencias de 400 productos de la relación bilateral -.

Para tentar a los rusos, Argentina tiene que ir con propuestas concretas

Entrevista a Pablo Kornblum del portal El Intransigente, el 23 de Enero de 2018

https://www.elintransigente.com/politica/2018/1/22/para-tentar-los-rusos-argentina-tiene-ir-con-propuestas-concretas-476108.html

Según un experto consultado por El Intransigente, los moscovitas necesitan previsibilidad y ciertos privilegios para poner capital en el país

Atraer inversiones y mostrarse ante el mundo. Esa es la consigna que repite una y otra vez el presidente Mauricio Macri y su gabinete cada vez que se presenta la oportunidad de una gira internacional. El desembarco en Rusia no será la excepción pero ¿Puede nuestro país sacar realmente provecho del encuentro o todo se quedará en promesas? Según el doctor en Relaciones Internacionales, Pablo Kornblum, hay posibilidades de inversión y de mercado pero para ello la Argentina debe mostrar seriedad, propuestas concretas e incluso prioridad de estos capitales.

Según Kornblum, Argentina no representa para Rusia un aliado en materia de política exterior, “no le ayuda a jugar políticamente”, sin embargo “el comercio se puede ir incrementando y lo que se buscará es que se invierta en el país. Pero hay que ser serios, los rusos son muy poco vuelteros y hacen lo que dicen“, explicó el experto en diálogo con El Intransigente.

“El cambio de gobierno en Argentina en Diciembre de 2015, generó un cambio en la política exterior del país. Durante el mandato de Cristina Fernández se había generado una relación bilateral que tenía en cuenta elementos de tinte más estratégico (acuerdos de cooperación científica, tecnológica, capacitación de personal, etc.) que económico-comerciales; mientras que el actual gobierno  busca negociar principalmente un mayor acceso a mercados en Rusia para los productos argentinos“, señaló Kornblum. En esa línea, Rusia también apuesta a un proceso de diversificación fuera de sus mercados más cercanos que puede beneficiarnos. Sin embargo, una complicación que puede surgir es la disputa o competencia para tener prioridad o privilegios sobre otros mercados como el chino, que en nuestro país es esencial.

El modelo de negocios ruso de inversión es similar al chino:  ”Es ‘all inclusive’ de capital financiero, físico (equipamiento) y humano que permite eliminar competidores y generar compartimentos estancos de poca interrelación inter-estatal ‘winner takes all’ (el ganador se queda con todo”. Un caso práctico se encuentra en en la represa hidroeléctrica Chihuido I en la provincia de Neuquén, con financiamiento ruso, que ahora está en stand by.

Lo que Argentina puede aportar al mercado, y es una rol que viene desde hace décadas, es materia prima (el “granero del mundo”). Aunque es necesario sumar valor agregado ya que la competencia en todo el Mercosur es notable. Sin ir más lejos, Brasil representa el 50% de las importaciones rusas de carne, dato que aporta Kornblum. Sin embargo, la relación actual no es del todo despreciable (“aunque no de envergadura”), conforme a lo que explicó el experto: durante el primer semestre de 2017, le exportamos a Rusia principalmente frutas y semillas (30% del total) por un valor de 102,1 millones de dólares y luego carnes (20%) que significaron 66,3 millones de dólares.

El traslado de la Embajada de Estados Unidos de Norteamérica desde TEL AVIV a JERUSALEM

Por Pablo Kornblum para la Revista Mundo Plural, Diciembre de 2017

https://www.yumpu.com/es/document/view/59633577/revista-diciembre-2017ok

El traslado de la Embajada de Estados Unidos de Norteamérica desde TEL AVIV a JERUSALEM

El traslado de la Embajada de Estados Unidos de Norteamérica desde TEL AVIV a JERUSALEM
JERUSAMEN no es una ciudad más: las tres principales religiones abrahámicas (descendientes de Abraham, el patriarca monoteísta) — el Judaísmo, el Cristianismo y el Islam — tienen a JERUSALEM como lugar sagrado.
El día 5 de diciembre de 2017, el Presidente de los EE.UU., Donald Trump, anunció el reconocimiento de JERUSALEM como capital del Estado de ISRAEL, ordenando al Departamento de Estado que inicie el proceso, el cual se prevé durará varios años, para trasladar la embajada estadounidense desde Tel Aviv a JERUSALEN.

El reconocimiento de JERUSALEN como capital de ISRAEL y el traslado de la embajada supone el cumplimiento de una promesa de campaña del político republicano, pero también una ruptura con la política exterior seguida por su país en las últimas décadas.

En este sentido, el Congreso estadounidense había aprobado en el año 1995 una ley que indicaba el traslado, pero hasta ahora todos los presidentes habían dilatado, religiosamente cada semestre, su implementación alegando potenciales daños a la seguridad nacional derivados de la difícil situación geopolítica internacional (Guerra en Afganistán, 11 de Septiembre, Estado Islámico, dilemas en otras regiones, crisis financiera global de 2008, etc.).
Más allá de algunas manifestaciones anti-israelíes y anti-estadounidenses con algún signo de violencia en las primeras horas luego del anuncio, claramente no se esperaba una escalada – al menos en términos estatales, aunque pudieran continuar los ataques de lobos solitarios en países aliados o en aquellos en donde prevalece una lógica occidental – para con la amenaza a la seguridad de ambos Estados.

En este aspecto se ha vislumbrado como un hecho político trascendente desde la principal potencia del mundo, pero no deja de ser una declaración unilateral sin tener en cuenta el escenario coyuntural o los acuerdos multilaterales previos; por ende, el apoyo del resto del mundo (sobre todo de los países de relevancia geopolítica) ha sido nulo.
Más aún, si bien es cierto que este anuncio podría vislumbrarse como un regreso geoestratégico de los EE.UU. para con la región (ya que la dinámica actual ronda sobre el Asia-Pacifico), probablemente esta declaración haya sido meramente un hecho puntual que no implicaría una vuelta diplomática agresiva sobre MEDIO ORIENTE.

¿Cómo se entiende esta decisión entonces? Por un lado, el “lobby israelí” tiene en la gestión Trump una gran influencia, que sumado a la situación familiar (su yerno es judío y la hija se ha convertido al judaísmo), conllevaría a que los lazos con ISRAEL sean siempre positivos y se profundicen durante toda su gestión.

Por otro lado, TRUMP también responde a su propio electorado, especialmente a los grupos evangélicos (que representan a una gran mayoría de sus votantes), que encuentran un mundo más seguro cercano a una ISRAEL judía y Occidental, que ante el potencial ‘terrorismo’ que podría implicar un acercamiento con el mundo musulmán.

Este foco en gran parte de la ciudadanía que le permitió triunfar en las elecciones presidenciales, también se observa en otros aspectos de las políticas públicas – como es el caso del área económica, a través de las rebajas impositivas a los grupos concentrados o la reducción del sistema de seguridad social, entre otros -, lo que pretende solidificar su posición ante un escenario doméstico complejo.

En este sentido, ante las problemáticas económicas y políticas al interior de los EE.UU, se ha buscado derivar la atención hacia el escenario internacional (tal como lo han utilizado otros gobernantes estadounidenses en el pasado, como ha sido el caso de George Bush padre al involucrarse raudamente en la primera guerra de Irak). Ello incluye un escenario geopolítico de desafíos importantes – como es el caso de Corea del Norte -, donde la disputa de otros Estados (como China o Rusia) se muestra en un amplio abanico de sectores de interés vital (control de las redes de datos, recursos estratégicos, etc.).

Finalmente y en cuanto a AMERICA LATINA, los países de la región en general no tienen un peso relevante a nivel global, menos aún si la temática en cuestión no involucra a asuntos regionales de manera directa. Es por ello que la falta de pronunciamientos concretos sobre este anuncio de TRUMP fue la norma en toda Latinoamérica. Tampoco se esperan cambios en la situación diplomática o de seguridad a nivel intrarregional, a pesar de que países como ARGENTINA cuentan con una importante población de origen judío (7mo en el mundo en términos cuantitativos).

Elecciones en las ISLAS MALVINAS

Pablo Kornblum para la Revista Mundo Plural, Noviembre de 2017

https://www.yumpu.com/es/document/view/59582362/revista-noviembre

El día 9 de Noviembre hubo elecciones en las ISLAS MALVINAS. Diez y siete candidatos se han presentado para las ocho bancas de la Asamblea Legislativa, el órgano que es responsable del gobierno interno y establece las metas de la agenda nacional de las Islas. También se encuentra activamente involucrada en temas relativos a las relaciones exteriores, mientras que la política de Defensa queda en manos del RUGBIN (Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte).
En la capital, Puerto Argentino, hubo 1.233 electores registrados (representados por 5 miembros) y otros 251 en las zonas rurales o el Campo (representados 3 miembros), como se identifican las dos circunscripciones electorales del archipiélago.
Visto que en las Islas no existen partidos políticos, los candidatos se presentan en base a lo que consideran son las prioridades y las políticas a aplicar. Algunos ejes considerados de relevancia se han focalizado en las inversiones necesarias en infraestructura, la protección y administración del medio ambiente terrestre y marino, o el derecho a la autodeterminación y al estatus político de las Islas, entre otros.
Por su parte, el nuevo Gobernador de las ISLAS MALVINAS, Nigel Phillips, sostuvo que ha habido un proceso democrático de elección de los representantes del pueblo, en el cual ellos han decidido como desean ser gobernados. En su discurso, indicó que al ser “el representante de su majestad, la Reina, su deber es asegurar que se cumpla la Constitución de las ISLAS MALVINAS. Una Constitución que no ha sido impuesta, sino que fue democráticamente elegida por los representantes del pueblo”.
Lo que debemos resaltar es que, el que no haya partidos políticos en la elección, no implica que los electores se encuentren ‘desideologizados’; pero si se pueden centrar más en los temas de gestión diaria. A pesar de que los temas a discutir son variados, al ser pocos habitantes se ponen sobre el tapete temas de relevancia concernientes a la mayoría, lo que genera un escenario de mayor pertenencia e involucramiento.
Por otro lado, desde el RUGBIN quieren dejar en claro que en las ISLAS MALVINAS hay un claro proceso democrático independiente, bajo el cual los isleños ‘deciden su futuro’. Sin embargo, ello es más que relativo: los asuntos estratégicos, como así las principales políticas públicas, conllevan la impronta y la necesaria aprobación del RUGBIN; el cual no solo dictamina la principal autoridad, el Gobernador, sino que también ha generado un proceso burocrático de contralor que no permite que ‘nada se le escape’.

La situación económica global – Octubre 2017

https://www.yumpu.com/es/document/view/59513735/revista-octubre-n14

La actividad mundial mostraría un leve repunte en el año 2017, donde se mantendría el statu-quo de tracción por parte de las economías asiáticas (con CHINA como segunda economía global creciendo al 6,5%) e India (+7,3%), junto con un leve crecimiento del resto del mundo.

Otras economías de gran tamaño, como RUSIA y BRASIL, que provienen de procesos políticos dificultosos (CRIMEA y la destitución de ROUSEFF) y precios descendentes de materias primas, han estabilizado su ciclo de crecimiento derivado de la reversión de estas dinámicas adversas; lo que a su vez implica efectos económicos positivos para sus respectivas regiones.

En tanto a la primera economía del mundo, los ESTADOS UNIDOS DE NORTEAMERICA, el crecimiento económico pasaría del 1,6% en 2016 al 2,1% el corriente año 2017. Esta evolución sería resultado tanto de una recuperación de la inversión por las expectativas empresarias positivas con el cambio de gobierno de un gobierno afín a los intereses corporativos, lo que también acarrearía un mayor dinamismo del consumo, derivado de una mayor tasa de empleo, en el corto plazo.

En la zona del EURO se espera un estable crecimiento interanual del 1,9%, donde se mantiene cierta flexibilidad y pragmatismo en las decisiones, una clara política monetaria expansiva en la mayoría de los países, y políticas fiscales estables en la generalidad de los casos; ya que hay un ‘entendimiento’ generalizado – dada la propia experiencia regional – que las políticas de ajuste no logran el cometido discursivo propuesto.

Para el RUGBIN se proyecta un crecimiento del 1,7%, levemente inferior al de 2016 (1,8%). Con el país inmerso en el proceso del BREXIT durante los próximos dos años, estas proyecciones están sujetas tanto a fluctuaciones negativas, debido a los costos que pueden implicar no solo el pago por la salida, las potenciales consecuencias sobre el comercio o la pérdida de empleos en algunos sectores (especialmente el financiero), como las positivas, en relación a un mayor dinamismo del mercado interno, expectativas positivas de consumo y producción endógena, y potenciales acuerdos tanto con la UE, como con el resto del mundo.

En línea con la mayor actividad global, el comercio mundial ha cobrado cierto dinamismo, después del bajo crecimiento que mostró en el 2016 — de solo un 1,4% en términos de volumen —, impulsado por niveles positivos de inversión. Sin embargo, escenarios políticos rupturistas (como el BREXIT, el requerimiento independentista de Cataluña, o la retórica diplomática agresiva con gobiernos más extremistas en temas como las migraciones), conllevan a escenarios más proteccionistas o regionalistas en términos de las cadenas de valor.
En otro punto importante se observa un incremento promedio de los productos básicos en torno a un 12% en relación a los valores de 2016, con acento en la energía, los metales y minerales (+19%). Estos estímulos tienen tanto que ver con la mayor demanda de petróleo, como con los recortes por parte de la OPEP y los dilemas políticos de Productores de importancia como RUSIA o VENEZUELA, y con las mayores inversiones en la extracción de minerales a través de un ingente proceso de financiación (por ejemplo el caso de EE.UU. con relación al cobre).

En el caso de los productos agropecuarios, relevante también para toda la región latinoamericana, se han generado importantes cosechas en algunos productos particulares, como son los granos y la soja, lo cual incidiría en un aumento mucho más moderado de los precios. Se espera para 2017 un precio que en promedio resultará un 3% superior al vigente durante el año anterior.

Los mercados financieros iniciaron el año 2017 con una baja volatilidad y aumentos importantes de precios en los mercados accionarios. De forma consistente con esto, en ausencia de niveles altos de aversión al riesgo en los mercados, los flujos de capital de cartera hacia las economías emergentes se encuentran en ascenso (proceso favorable de captación para economías que buscan una inyección de capital) y los precios de los activos financieros, en particular en los mercados accionarios, se han fortalecido, apoyados en las mejores perspectivas de crecimiento de la actividad económica para este año.

Por otro lado, el control de la inflación se mantiene como un eje central, sobre todo a través de incrementos en la tasa de interés (la referencia de la Reserva Federal de los EE.UU. se encuentra en un proceso creciente, esperando que se ubique en los 1,75% a finales de este año), conllevando a un mayor costo de financiamiento de las economías tomadoras de créditos.
En términos geoeconómicos, la disputa por los recursos estratégicos se mantiene, con fuertes inversiones y aportes de los FSI (Fondos Soberanos de Inversión), en distintas locaciones del mundo. CHINA, RUSIA y otras potencias con objetivos geopolíticos y capacidades financieras (como el Emirato de Qatar), encuentran en los préstamos e inversiones la posibilidad de hacerse de estos recursos necesarios para dinamizar sus economías y ocupar más espacios en la arena internacional.

Por otro lado, las disparidades de crecimiento y desarrollo en la mayoría de los Estados del planeta no solo han generado corrimientos políticos hacia los extremos que exacerban las disputas sociales, sino que también han puesto al descubierto los dilemas generados por la puja y distribución de los recursos. En este sentido, las discusiones sobre los Gastos en Defensa se dan dado en términos relativos con otros Gastos considerados ‘prioritarios’ como la Educación y la Salud.

También algunosactores políticos de relevancia intentan transmitirle a las respectivas poblaciones sobre cuales serian las políticas económicas óptimas sobre las cuales pararse en la arena global (las mejores inversiones en el extranjero, bajo que condicionamientos se debería tomar deuda, etc.). En este sentido, se torna fundamental las ‘teorías de la dependencia’ que se generan ante la inmiscuisión económica de terceros Estados en el manejo de las políticas económicas nacionales (compras de bonos, inversiones en recursos estratégicos, etc.).

Como punto conclutorio, no se puede dejar de mencionar la importancia que le otorgan algunos de los Estados más importantes en torno de las Inversiones en Investigación y Desarrollo en términos de las áreas y las temáticas que requieren una mayor explotación (ej. Los desarrollos petroleros Off-Shore) o las nuevas a explorar (ej. La biodiversidad de la Antártida), los cuales requieren una decisión política estratégica de Estado de largo plazo; aquellas que generarán efectos positivos diferenciadores en la calidad de vida de sus poblaciones actuales y futuras.

Situación macroeconómica del Reino Unido después del Brexit

Por Pablo Kornblum para Revista Mundo Plural, Agosto de 2017.

https://www.yumpu.com/es/document/view/59403990/revista-n12-agosto

Ha sido interesante analizar lo transcurrido los primeros meses posteriores a la votación de la salida del Reino Unido de la Unión Europea; ya que, de este modo, en un próximo trabajo a fin del corriente 2017, podremos continuar observando los efectos económicos que está teniendo el Brexit, sobre todo para comprender el verdadero marco económico situacional más allá de los discursos rimbombantes de todo el arco político del Reino Unido y Europa.

Para comenzar, cabe destacar que en el año 2019, una vez que finalicen los tiempos invocados por el artículo 50 del Tratado de Lisboa, el RUGBIN saldría oficialmente de la UNION EUROPEA (UE) y perderá sus derechos económicos adquiridos con la entrada del país en 1972, sentando su pertenencia a la entonces Comunidad Económica Europea (CEE). La actual Primer Ministra TERESA MAY aseveró que el país no conservará ‘porciones de su membrecía’ en la UE, ni seguirán siendo parte del mercado único basado en las denominadas ‘cuatro libertades’ de movimiento: de capital, bienes, servicios y personas.

En cuanto a este último eje, central en la discusión política, MAY aseguró que buscarán el ‘mayor acceso posible’ a la UE (dado los incrementos en los costos derivados del fin de la libre circulación), tratando de no resentir la provisión y el intercambio interregional, y buscando soluciones para aquellos que ya residen en el RUGBIN – siempre que sea recíproco para los británicos que vivan en otros países europeos -.

En tanto al rol financiero para con la UE, dado que el RUGBIN ya no pertenecerá más al mercado único, no entregará ‘ingentes sumas de dinero’ – como solía hacer – al presupuesto de la Comunidad Europea. Cabe destacar que entre los años 2007 y 2013, el RUGBIN contribuyó con 78 mil millones de Euros a la UE, y recibió de retorno solo 48 mil millones de Libras Esterlinas, por lo que uno de los objetivos es terminar con el amplio déficit. Aunque como aclaró MAY, en algunas circunstancias tendrá que realizar algún tipo de ‘contribución adecuada’, como por ejemplo la correspondiente a Investigación y Desarrollo (8.800 millones de Euros en el período mencionado).

En términos comerciales, y dada la lógica pérdida de algunos mercados dentro de la UE (los servicios transables, fuerte exportador del RUGBIN, hoy en día representan el 44% del comercio entre el RUGBIN y la UE, pudiendo disminuir a entre el 30%-35% para el año 2030), el RUGBIN busca expandir sus fronteras y ofrecerles a sus potenciales socios estratégicos alrededor del mundo beneficios arancelarios (más allá de la lógica desventaja geográfica que impacta en términos de los mayores costos logísticos). Ello requerirá la rápida búsqueda y acentuación de nuevos mercados emergentes y acuerdos extra regionales (Asia, África, Medio Oriente).

Además de perseguir un nuevo ‘amplio acuerdo de libre comercio’, se espera que el mismo le otorgue ‘el mayor acceso posible’ al mercado único europeo con acuerdos que puedan contener ‘elementos’ de los tratados actuales (como los relacionados al comercio de automóviles y servicios financieros). Cabe destacar que actualmente, algunos países no pertenecientes a la UE, como Noruega, tienen acuerdos que les permiten participar en el mercado único si cumplen con determinadas condiciones macroeconómicas.

En relación a la situación de ESCOCIA (donde se realizo un referéndum que ratificó la pertenencia a la UE, pero que actualmente se encuentra en discusión) e IRLANDA DEL NORTE, territorios que son parte de REINO UNIDO, todavía no existe una clara definición política sobre sus pasos a seguir. Cualesquiera sean sus decisiones, los impactos en términos económicos serán marginales y manejables dado que son economías menores a nivel comparativo con INGLATERRA.

Siguiendo con las principales variables macroeconómicas, las estadísticas muestran signos levemente positivos. El PBI británico acumuló 15 trimestres consecutivos de expansión y el crecimiento de la economía del RUGBIN alcanzó el 2.2% en el año 2016; destacando que en la segunda mitad de 2016, luego del referéndum, la economía creció a un ritmo anual del 2,6%, por encima de su media de posguerra a largo plazo.

Parte de la performance positiva de la economía británica se ha dado porque todavía el Brexit se encuentra en estado de negociación, la transición política ha sido suave y el Banco Central ha estado cauto, lo que ha permitido mantener al mercado financiero con cierta calma. En este sentido el Banco Central anunció que tomaría medidas excepcionales para proteger la estabilidad financiera. Se ofreció a prestar a los bancos 250.000 millones de libras de inmediato si las fuentes normales de financiación desaparecían; y dejó claro que también podría prestar divisas extranjeras. Finalmente, el nivel de fugas de capital fue bajo y no se recurrió en un grado reseñable a las medidas de contingencia: los bancos no han reducido sus préstamos, y por el contrario, el crédito al consumo ha aumentado de manera sostenida desde la victoria del ‘NO’.

Este último punto pareciera ser clave, ya que los consumidores no parecen preocupados por la incertidumbre de la salida – principalmente porque su efectivización en 2 años se entiende como un mediano/largo plazo donde pueden generarse avances y retrocesos en las negociaciones -. Más aún, la resistencia de los consumidores podría entenderse si se tiene en cuenta que la mayoría votó a favor del Brexit; por ello, tal vez se debería haber previsto que los ciudadanos estarían satisfechos con el resultado y seguirían gastando su dinero.

Las intervenciones políticas también han tenido sus implicancias. Se recortaron las tasas de interés un cuarto de punto hasta alcanzar el 0,25% (a finales de 2016 se han vuelto a elevar dado el positivo escenario coyuntural), se reactivaron las políticas de expansión cuantitativa inyectando 70.000 millones de libras adicionales en la economía, y se ofrecieron más ayudas a los bancos para que pudieran ofrecer financiación a bajo costo para los hogares y empresas.

Por su parte, la devaluación de la Libra Esterlina (15% en 2016) es otro punto a tener en cuenta: aunque marginal, generará algún tipo de efecto inflacionario (+ 2,8% a finales del 2017 según el propio Banco de Inglaterra) en un momento de cambios. Aunque ha estimulado las exportaciones (cabe destacar que las exportaciones británicas se generan más por su calidad que por su costo, por lo tanto son bastante inelásticas ante variaciones cambiarias), los precios de las importaciones crecieron considerablemente en algunos sectores, como es el caso de los productos farmacéuticos (el RUGBIN importa el 80%), cuyos precios han subido un 2,5% en el último año.

En este aspecto, la cadena de valor de la producción británica se encuentra altamente globalizada, lo que provoca que la devaluación haya generado un incremento en sus costos (por ejemplo las empresas manufactureras vieron sus costos crecer un 13% el 2016), lo que a su vez ha compensado y equilibrado la Balanza Comercial. A pesar de los incrementos de precios, la tasa de inflación se mantiene en niveles bajos (aunque hubo un marginal crecimiento positivo derivado de la reactivación en algunos sectores).

En términos fiscales, el déficit se redujo al 3,5% en 2016 (para el período fiscal 2016/2017 el saldo negativo se encuentra en 67 mil millones de Libras Esterlinas). Sin embargo, la política fiscal del nuevo gobierno post-referéndum se centra en realizar mayores inversiones públicas, lo que implicó una necesidad de financiamiento extra de 122 millones de Libras Esterlinas (por ejemplo, se han destinado 23 millones de Libras Esterlinas en obras ferroviarias, de telecomunicaciones e infraestructura; lo que ha provocado que la tasa de desempleo se reduzca ligeramente hasta el 4,8%, su nivel más bajo desde el año 2005). En el mismo sentido, se incrementarán los impuestos corporativos y a la riqueza en una lógica redistributiva que permita incrementar el salario mínimo (de 7,2 a 7,5 Libras Esterlinas por hora) y el consecuente consumo previamente mencionado.

Para concluir, podemos afirmar que se refuerza la búsqueda de un modelo nacionalista (anti-inmigración y pro industria nacional), pero tratando de minimizar los impactos/costos macroeconómicos de las restricciones a la libre circulación de bienes y capitales.

Por otro lado, la situación macroeconómica en el segundo semestre de 2016 fue positiva, sobre todo a partir de la confianza de los consumidores (quienes han votado la salida masivamente), el decisivo rol del Gobierno que ha mostrado seguridad, un rol activo del Estado defendiendo el escenario de consumo motorizador de la economía, y el tiempo de demora que existe hasta que la salida se haga efectiva en el año 2019.

Finalmente, indefectiblemente el RUGBIN buscará terceros mercados para reemplazar la merma en las interrelaciones comerciales y financieras inter-regionales. Dependerá de la capacidad de Oferta y la coyuntura internacional el éxito que pueda tener en el corto y mediano plazo (por lo menos hasta que se estabilice el escenario post-Brexit).

 

El rol del lavado de dinero en la economía

Por Pablo Kornblum

https://www.yumpu.com/es/document/view/59209957/revista-julio-n11

El lavado de dinero, que ya representa alrededor del 7% del PBI global, tiene consecuencias, tanto positivas como negativas, para el balance de cualquier economía. En tanto a las primeras, más allá del origen del dinero, productores y consumidores que se encuentran con liquidez extra tendrán mayor capacidad de pago para acceder a otros bienes y servicios a los que antes no accedían. Industrias como las de servicios, entretenimiento, turismo, construcción, también se ven beneficiadas por ingentes sumas de inversión provenientes del lavado de dinero.

Por otro lado, al mezclar fondos ilícitos con lícitos, se genera un incremento artificial del PBI, que en virtud del tipo de actividad legal tendería a incrementar la recaudación fiscal. Además, el ingreso de divisas también puede ser, si se canaliza a través de reservas generalmente escasas, como un estabilizador del tipo de cambio. A ello se le puede adicionar una reducción de costos (y de precios para el consumidor), solo posibles de fondear con dinero ilegal, fuera del interés medio que pagan por el dinero el resto de los actores de la economía.

Por el contrario, el lavado de activos también genera costos y distorsiones. Uno de los ejemplos macroeconómicos más significativos es el efecto de la apreciación de la moneda cuando en el mercado de divisas la oferta aumenta más que proporcionalmente frente a los movimientos de otras variables económicas, afectando tanto a las exportaciones como al mercado interno. Más aún, el lavado de dinero también puede erosionar la economía por el cambio en la demanda de dinero efectivo (con efectos sobre la inflación) y el incremento en el monto de la tasa de interés, afectando los niveles de producción.

Por otro lado, en las empresas legales cuyo capital en realidad proviene de recursos ilícitos, no será generalmente el eje principal la rentabilidad financiera o el crecimiento corporativo, sino el mero blanqueo de capital; ello afectará a la macroeconomía como un todo en términos de eficiencia y sustentabilidad, al incurrir en cargas adicionales en relación a los precios corrientes del mercado. Ello a su vez genera un tributo adicional que deben pagar las empresas legales para competir, como así también a incrementos de precios generalizados que afectan al resto de los consumidores.

Los gobiernos tienen mucho que hacer. En países en los cuales gran parte de la población no se encuentra bancarizada, gran parte de la liquidez que puede conseguir el ciudadano medio es proveniente del lavado de dinero y a tasas usureras. Por otro lado, si no se toman medidas, se retrae la confianza del público en el sistema financiero, incrementando el riesgo y la inestabilidad del mismo. En este sentido, muchos inversores extranjeros tienden a evitar invertir en mercados asociados con este flagelo (si un aspecto del sistema legal es incumplido, otros actos ilegales probablemente se cometerán). Adicionalmente, si los gobiernos no realizan políticas para controlar y castigar la ilegalidad, el dinero proveniente del blanqueo puede ser convertido en moneda extranjera y fugado de la economía, disminuyendo las reservas internacionales al tiempo que se generarían presiones para con la depreciación de la moneda y al déficit de la Balanza de Pagos.

Para concluir, la clave para combatir el lavado de dinero se encuentra en lograr una articulación entre todos los sectores de la economía, así como también una mayor cooperación internacional para enfrentar la problemática desde una óptica global. La justicia también debe ser implacable. En muchos Estados, dado que los criminales han ido creando mecanismos y esquemas cada vez más complejos y desarrollados, se buscan alternativas ante las insuficientes capacidades logísticas, humanas y financieras. Por ejemplo, sino puede detener a los grupos que delinquen por el delito de lavado de dinero, se los juzga por evasión de impuestos. Para todo ello, se requiere una decisión política firme que permita el accionar coordinado y efectivo de todos los Organismos del Estado.

Medidas concretas de TRUMP en los primeros 100 días

Pablo Kornblum en Revista Acción – Junio de 2017

1) Trump intentó llevar a cabo su programa de campaña en los primeros meses de su presidencia; el problema con el cual se encontró es la institucionalidad política misma. Los mecanismos de contralor, institucionales, de consenso o disenso político le crearon muchas barreras (tuvo que dar marcha atrás con la eliminación del Obamacare y dejo en Stand-By el muro fronterizo, para citar dos ejemplos que eran ejes centrales previo a las elecciones), lo que lo obligó a ‘correrse’ hacia el pragmatismo y tener que, simplemente, dedicarse también a hacer política. De allí que este hombre que nunca ocupó previamente un cargo público y sentenciaba permanente que él era lo “nuevo y diferente”, se asemeje – más que se diferencie -, a sus antecesores.
2) Tanto como en la discursiva doméstica, en la arena internacional buscó previo a las elecciones un aliado estratégico de turno como Rusia, y un rival de mediano/largo plazo como China. La realidad es que los obstáculos en los Estados Unidos lo llevaron a desarrollar rápidamente una agresiva política exterior tratando, con la siempre redituable impronta nacionalista, de aglutinar apoyos de diversos sectores. Sin embargo, ello implicó un ninguneo a la OTAN en el ataque a Afganistán (aunque hace pocos días Trump cambio su posición una vez más y dijo que la Alianza no es “obsoleta”), una disputa con Rusia por el bombardeo en Siria, y un acercamiento a China resaltando las complementariedades económicas. En definitiva, el escenario a futuro de la política exterior se encontrará embebido de dinamismo e imprevisibilidad.
3) Existe un discurso proteccionista, que no siempre va en concordancia de su propia lógica empresarial trasnacional, pero que le ha permitido ganar las elecciones y fortalecer su núcleo duro. En este sentido, en las últimas semanas, ha vuelto a resaltar en antiguos polos industriales del centro de los Estados Unidos la decisión política de prohibir la importación de materias primas y productos, como así también de generar obstáculos para con la inmigración (de todo tipo, inclusive la calificada). Y también le ha hecho un guiño a sus aliados empresarios, a través de una rebaja en los impuestos corporativos del 35% al 15%, con el foco en incrementar las inversiones y esperando el tan mentado efecto derrame liberal, para incrementar la magra tasa de generación de empleo nacional.
4) El foco de la política de Trump claramente no será América Latina, con excepción de la relación con México, principalmente en término de potenciales modificaciones de tinte económico en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Estados Unidos tuvo un déficit comercial de 62.000 millones de dólares con México en 2016), o con la problemática migratoria y sus derivaciones provenientes del resto de los migrantes centroamericanos (con su correlativo dilema de las remesas). En tanto América del Sur, dependerá de la buena voluntad de los países de la región de aceptar las propuestas de los Estados Unidos. Siempre desde una lógica pragmática (tratados de libre comercio, inversiones, acuerdos de cooperación), pero sin tipo de profundidad alguna – Estados Unidos no se inmiscuirá en la problemática Venezolana, salvo alguna afectación muy profunda o específica de sus intereses – que a su vez implique cambios trascendentales en la arena global.
5) La Argentina no estará alejado de las políticas generales que tendrá Estados Unidos para con la región. Estados Unidos evaluará la posición Argentina ante las otras potencias (Inversiones Estratégicas por parte de Rusia y China), y según su evolución será más o menos permisiva en relación a la apertura de sus mercados. El apoyo político de la Argentina en los Organismos Internacionales también puede sumar, aunque marginalmente, un aspecto positivo a la relación. Por el lado de la Argentina, aunque los objetivos son globales en términos de atracción de capitales, la afinidad ideológica neoliberal con los Estados Unidos será un plus a la hora de las decisiones políticas. Un achicamiento del déficit en la Balanza Comercial (recuperar las exportaciones de biodiesel, entre otros), sería el otro punto sustancial siendo Estados Unidos uno de los principales socios comerciales; en este sentido, ambos gobiernos dejarán la teoría del libre comercio irrestricto de lado, para darle lugar a la negociación especifica permanente.