Medidas concretas de TRUMP en los primeros 100 días

Pablo Kornblum en Revista Acción – Junio de 2017

1) Trump intentó llevar a cabo su programa de campaña en los primeros meses de su presidencia; el problema con el cual se encontró es la institucionalidad política misma. Los mecanismos de contralor, institucionales, de consenso o disenso político le crearon muchas barreras (tuvo que dar marcha atrás con la eliminación del Obamacare y dejo en Stand-By el muro fronterizo, para citar dos ejemplos que eran ejes centrales previo a las elecciones), lo que lo obligó a ‘correrse’ hacia el pragmatismo y tener que, simplemente, dedicarse también a hacer política. De allí que este hombre que nunca ocupó previamente un cargo público y sentenciaba permanente que él era lo “nuevo y diferente”, se asemeje – más que se diferencie -, a sus antecesores.
2) Tanto como en la discursiva doméstica, en la arena internacional buscó previo a las elecciones un aliado estratégico de turno como Rusia, y un rival de mediano/largo plazo como China. La realidad es que los obstáculos en los Estados Unidos lo llevaron a desarrollar rápidamente una agresiva política exterior tratando, con la siempre redituable impronta nacionalista, de aglutinar apoyos de diversos sectores. Sin embargo, ello implicó un ninguneo a la OTAN en el ataque a Afganistán (aunque hace pocos días Trump cambio su posición una vez más y dijo que la Alianza no es “obsoleta”), una disputa con Rusia por el bombardeo en Siria, y un acercamiento a China resaltando las complementariedades económicas. En definitiva, el escenario a futuro de la política exterior se encontrará embebido de dinamismo e imprevisibilidad.
3) Existe un discurso proteccionista, que no siempre va en concordancia de su propia lógica empresarial trasnacional, pero que le ha permitido ganar las elecciones y fortalecer su núcleo duro. En este sentido, en las últimas semanas, ha vuelto a resaltar en antiguos polos industriales del centro de los Estados Unidos la decisión política de prohibir la importación de materias primas y productos, como así también de generar obstáculos para con la inmigración (de todo tipo, inclusive la calificada). Y también le ha hecho un guiño a sus aliados empresarios, a través de una rebaja en los impuestos corporativos del 35% al 15%, con el foco en incrementar las inversiones y esperando el tan mentado efecto derrame liberal, para incrementar la magra tasa de generación de empleo nacional.
4) El foco de la política de Trump claramente no será América Latina, con excepción de la relación con México, principalmente en término de potenciales modificaciones de tinte económico en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Estados Unidos tuvo un déficit comercial de 62.000 millones de dólares con México en 2016), o con la problemática migratoria y sus derivaciones provenientes del resto de los migrantes centroamericanos (con su correlativo dilema de las remesas). En tanto América del Sur, dependerá de la buena voluntad de los países de la región de aceptar las propuestas de los Estados Unidos. Siempre desde una lógica pragmática (tratados de libre comercio, inversiones, acuerdos de cooperación), pero sin tipo de profundidad alguna – Estados Unidos no se inmiscuirá en la problemática Venezolana, salvo alguna afectación muy profunda o específica de sus intereses – que a su vez implique cambios trascendentales en la arena global.
5) La Argentina no estará alejado de las políticas generales que tendrá Estados Unidos para con la región. Estados Unidos evaluará la posición Argentina ante las otras potencias (Inversiones Estratégicas por parte de Rusia y China), y según su evolución será más o menos permisiva en relación a la apertura de sus mercados. El apoyo político de la Argentina en los Organismos Internacionales también puede sumar, aunque marginalmente, un aspecto positivo a la relación. Por el lado de la Argentina, aunque los objetivos son globales en términos de atracción de capitales, la afinidad ideológica neoliberal con los Estados Unidos será un plus a la hora de las decisiones políticas. Un achicamiento del déficit en la Balanza Comercial (recuperar las exportaciones de biodiesel, entre otros), sería el otro punto sustancial siendo Estados Unidos uno de los principales socios comerciales; en este sentido, ambos gobiernos dejarán la teoría del libre comercio irrestricto de lado, para darle lugar a la negociación especifica permanente.

OPINIÓN – Trump encabeza una política hostil hacia América Latina

Por Pablo Kornblum – Para Agencia de Noticias Sputnik, 23 de Enero de 2017

* TRUMP * EEUU * CASA * BLANCA * ESPAÑOL * LATINOAMÉRICA *
Buenos Aires, 23 ene (Sputnik).-La eliminación del contenido en español de la página web de la Casa Blanca apenas investido el presidente Donald Trump muestra una política hostil hacia América Latina, dijo a Sputnik Nóvosti el experto argentino en relaciones internacionales Pablo Kornblum.

Esto desvela “una política hostil en la apertura de Estados Unidos a América latina”, indicó Kornblum, doctorado en relaciones internacionales y director de Economía Internacional del Centro Argentino de Estudios Internacionales.

La iniciativa de la nueva Administración a poco de haber asumido pretende ser coherente con “las promesas de campaña que hizo Trump”, recordó el experto.

La medida “tiene que ver con cuestiones ideológicas, de inmigración, de reconsiderar lo que podría ser perjudicial para la balanza comercial de Estados Unidos”, enumeró Kornblum.

La reacción del nuevo Gobierno muestra que Trump “quiere ponerse firme ante la comunidad inmigrante en general”, constató.

Por eso el mandatario retiró este lunes la firma que había estampado su antecesor Barack Obama del Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP), del que formaban parte 12 países, incluidos México, Chile y Perú.

También este lunes, frenó la importación de limones del noroeste argentino que el Gobierno de Obama había concedido un mes antes.

Para Kornblum, Trump “intentará negociar con los grandes actores que le interesan a nivel internacional, en especial con Rusia como aliada, y con China como enemiga”.

Los latinoamericanos no interesan en términos económicos y tampoco son el principal aliado político de Trump, según el experto.

“México, que representa lo negativo (maquilas, inmigrantes que trabajan en el campo) es el patio trasero”, observó.

Aunque es la región más cercana a Estados Unidos, América Latina quedará relegada a un segundo plano, porque “no representa un mercado en el que tenga Estados Unidos tenga prioridad”, añadió el argentino.

En términos generales, Trump se llevará bien con aquellos países que consientan con sus políticas, siempre que accedan a los intereses económicos del actual Gobierno, mientras por el contrario, el presidente recurrirá a la denostación ante quienes no estén interesados en secundarlo, concluyó. (Sputnik)

 

 

Escenario electoral en Estados Unidos

Agencia Sputnik:

Buenos Aires, 9 nov (Sputnik). - El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, se enfocará en una retórica amigo / enemigo que dejará relegada a América Latina, con excepción de México, sostuvo a Sputnik Nóvosti el analista PabloKornblum.

“América Latina quedará relegada, con la excepción saliente de la coerción económica-migratoria sobre México”, indicóKornblum, director de Economía Internacional del Centro Argentino de Estudios Internacionales (CAEI).

La retórica maniqueísta del mandatario electo “se trasladará primariamente a la lógica militar, siendo Medio Oriente y el avance de China sus ejes de disputa”, añadió el experto, doctor en Relaciones Internacionales por la Universidad argentina del Salvador.

Al igual que habría hecho su contrincante, Trump determinará el eje de su política exterior no como directriz de política de Estado sino según el rédito político doméstico que pueda conseguir.

“Como darwiniano diplomático”, añadió Kornblum, Trump mantendrá el estatus quo económico que evidenciará la irrelevancia política de Argentina en el escenario internacional.

Lo que sí podría suceder es que Argentina “patee el tablero y forme alianzas o acuerdos que puedan afectar fuertemente los intereses de los Estados Unidos”, concluyó el analista. (Sputnik)

Política Exterior: Tanto Trump como Clinton determinarán el eje de su política exterior en base al rédito político doméstico que les pueda brindar, y no como directriz de Política de Estado, sobre todo ante las crecientes demandas socio-económicas internas. Por el lado de Trump, la retórica amigo/enemigo se trasladará primariamente a la lógica militar, siendo Medio Oriente (el Islam en particular) y el avance de China sus ejes de disputa. América Latina, por su parte, quedaría relegada, con la excepción saliente de la coerción económica-migratoria sobre México. En cuanto a la candidata Clinton, primará el pragmatismo económico a nivel internacional, donde trabajará en una política defensiva y ofensiva a las vez para intentar proteger y conquistar mercados y recursos estratégicos en un mundo multipolar cada vez más disputado. Para la región latinoamericana, buscará profundizar la ideología liberal, apoyándose en una Alianza del Pacífico que traccione a las diferentes Alianzas/Uniones – como el Mercosur -, a pesar de las diferencias ideológicas intrarregionales.

Relación con Argentina: En cuanto a la Argentina, creo que con una victoria del candidato Trump se mantendrá el statu-quo económico con una clara indiferencia política para un actor como la Argentina, que no posee relevancia en el sistema internacional (siendo Trump justamente un darwiniano diplomático). Con la salvedad de que en su apertura internacionalista actual, la Argentina patee el tablero y forme alianzas o acuerdos que puedan afectar fuertemente los intereses de los Estados Unidos. En tanto una victoria de la candidata Clinton, la relación con la Argentina se potenciará o debilitará según el avance o retroceso que la Argentina, como miembro fundamental del Mercosur (más aún dada la situación política crítica de Brasil), genere en términos de los acuerdos de Libre Comercio y desarrollo de Mercados Financieros que puedan tener a los Estados Unidos como mentor (como la Alianza Transpacífico de Cooperación Económica).

Situación prisión de Guantánamo

Por Pablo Kornblum

Estados Unidos intervino en la guerra de Cuba contra España por lograr su independencia en 1898. Pero el respaldo no fue gratuito. En la primera Constitución de la República de Cuba, Washington forzó la inclusión de la llamada Enmienda Platt, por la que la isla quedaba obligada a ceder partes de su territorio a su vecino del norte. Se reconocía la soberanía de Cuba, pero se preservaba suficiente influencia como para proteger los intereses estadounidenses.

De este modo, el 16 de febrero de 1903, los presidentes de ambos países, Tomás Estrada Palma y Theodore Roosevelt, firmaron un acuerdo por el que Cuba cedía a Estados Unidos ‘por el tiempo necesario y para los propósitos de estación naval y estación carbonera’ dos territorios, en Guantánamo y en Bahía Honda. Éste último nunca se hizo efectivo.

En su primera carrera presidencial en el año 2008, el entonces candidato a presidente Barack Obama, en un documento enviado al congreso, se comprometió a cerrar la prisión estadounidense instalada en la Bahía de Guantánamo tras los atentados del 11-S, antes de que concluya su mandato. Cabe destacar que siendo un territorio soberano de Cuba pero con jurisdicción de Estados Unidos, se genera un ‘agujero negro legal’. Al no ser territorio de Estados Unidos, los métodos de interrogatorio y las garantías para los presos no responden ante las leyes del país. Ni ante las de Cuba. Un limbo donde ni La Habana ni Washington ni la comunidad internacional ejercen jurisdicción.

Por el centro de detención han pasado cerca de 800 detenidos desde el año 2002. Actualmente hay 91 reclusos, de los cuales 35 están esperando a ser transferidos a otros países. Durante la Administración Obama, 147 reclusos abandonaron la prisión y fueron trasladados mayoritariamente a Medio Oriente, África y a la Península Arábiga.

El 23 de Febrero del corriente año Obama ha presentado un plan de cierre ya que, según sus propias palabras, “no mejora nuestra seguridad nacional, sino que la mina”. El proyecto para cerrar el centro de detención incluye acelerar las revisiones periódicas de los reclusos y llevar a ‘una ubicación segura dentro de los Estados Unidos’, según ha dicho el presidente sin especificar algún lugar, a aquellos que son objeto de comisiones militares, que no pueden ser transferidos a terceros países, o que suponen una amenaza significativa para el país. Según señala el Pentágono en el plan, actualmente hay 46 detenidos que no son elegibles para ser trasladados conforme a las condiciones detalladas en el plan.

“Es contrario a nuestros valores”, también ha dicho el presidente Obama después de recordar que la existencia de este centro es usada por los denominados terroristas ‘como propaganda’ en sus esfuerzos por reclutar nuevos miembros. Pero además del efecto geopolítico (en tanto la relación con Cuba, en un momento donde también se discuten el fin del embargo económico y comercial) y de política doméstica (en términos del debate con diferentes actores políticos y de la sociedad civil, sobre todo opositores al régimen) que generaría el cierre definitivo de la base, se encuentra involucrada la cuestión económica.

En el año 2015, el presupuesto para mantener abierto el centro de detención fue de 450 millones de dólares; a los que se añadieron otros 200 millones de dólares de costos adicionales. Un ratio financiero elevado si se tiene en cuenta que la prisión actualmente cuenta con menos de un centenar de detenidos.

De llevarse a cabo el plan presentado, los costos para mantener en territorio estadounidense a los reclusos se reduciría entre 140 y 150 millones de dólares. Buena parte del ahorro resultaría de la reducción de gastos operativos en las instalaciones, así como del personal encargado de custodiar a los detenidos. Aunque no parece una cantidad importante si se toma en cuenta los casi 500 mil millones de dólares del presupuesto de Defensa de los Estados Unidos, puede ser efectivo para la discursiva política – más teniendo en cuenta la sensibilidad de la temática – en un escenario económico doméstico endeble en este año electoral.

Para Cuba el arrendamiento tampoco parece ser un buen negocio. El 2 de julio de 1903 ambos países firmaron un tratado en el que se especifican los detalles del mismo, en la ‘La suma anual de dos mil dólares en moneda de oro de Estados Unidos’. Cuba no incluyó ningún tipo de reacomodamiento del precio (Estados Unidos lo ajustó la última vez a 4.085 dólares anuales en 1973), y sólo cobró una vez el cheque por el alquiler anual.

En definitiva y con la composición de un Congreso con mayoría opositora, las reacciones del Partido Republicano ya han sido adversas en el corriente año electoral – el mismo Trump sugirió mantenerlo abierto para ‘meter chicos malos’ y que el Gobierno de Cuba pague los costos -, por lo que el deseo de Obama (afirmó el “no querer pasar este problema al próximo presidente, sea el que sea”), difícilmente se torne realidad.

 

La Izquierda en los Estados Unidos

Publicado en el Diario Tiempo Argentino el 11 de Octubre de 2015

http://tiempo.infonews.com/nota/189930/sanders-timido-heredero-de-los-reclamos-de-justicia-social-en-estados-unidos

1- ¿Considerás posible que un candidato como Sanders se imponga en la primaria partidaria que actualmente domina Hillary Clinton? ¿Por qué?

1) Es realmente muy complicado. No porqué las ideas de Sanders no sean atractivas para una gran parte del electorado demócrata (educación superior gratuita, salud pública universal, lucha contra el cambio climático, etc.), sino que no cuenta con el financiamiento de la poderosa y millonaria elite política/económica (a la que se enfrenta) y los grandes medios de comunicación a los que estos controlan.

2- ¿Creés que el electorado estadounidense apoyaría a un candidato que se autodenomina socialista? ¿Por qué?

2) Su apoyo irá creciendo entre los más jóvenes y educados, aquellos que entienden que la lógica de la guerra fría es parte del pasado, y que las malas palabras acarreadas de la misma tapan otras más importantes en la actualidad – como es la desigualdad crónica, la pobreza, la falta de oportunidades -, propia de un capitalismo salvaje que la historia norteamericana supo defender.

3- ¿Cómo creés que sería el trato que la gran mayoría de los medios estadounidenses le daría a Sanders, en caso de ganar la interna?

3) En la actualidad, y no solo en los Estados Unidos sino en todos los países del mundo, la mayoría de los medios de comunicación poseen un gran poder de influenciar a la población, transgiversando u omitiendo muchas veces lo que a determinado electorado realmente le es conveniente para sus intereses. Primero intentarán apoyar a Clinton, quien posee una excelente relación con el establishment. Y si Sanders ganará la interna, la mayoría se volcará hacia su contrincante republicano, bajo la simple lógica del pragmatismo y la necesidad de mantener el estatus-quo.

4- Opiná todo lo que le interese sobre la figura de Bernie Sanders.

4) Tanto Sanders como la senadora Warren emergen en una sociedad que necesita respuestas para explicar “el 1% vs. el 99%”. Con análisis simples, concisos y alejados de la tibieza, ambos han demostrado que el “sueño americano” no deja de ser un sueño que se aleja cada vez más de la realidad. Su foco es la necesidad de un “baño de humildad” para los Estados Unidos como un todo, alejado del idealismo del ser el país “más moral, eficiente, que brinda igualdad de oportunidades para todos”, para acercarlo a una realidad global que implica la lucha diaria para el reconocimiento y la pelea por los derechos de los más necesitados.

Trump, candidato de la xenofobia de EE UU

Diario Tiempo Argentino, 7 de Julio de 2015. Entrevista a Pablo Kornblum

http://tiempo.infonews.com/nota/157019/trump-candidato-de-la-xenofobia-de-ee-uu

-En un contexto electoral donde republicanos y demócratas se disputan el electorado hispano y latino, ¿cómo cree que puede repercutir el mensaje de Trump en las posibilidades de su partido?

1)      Las declaraciones han sido denostadas por la mayoría de la comunidad global. Dada la lógica democrática, racional y bipartidista de la sociedad estadounidense, la mayor parte de los políticos tiende a evitar los extremos/fundamentalismos políticos e ideológicos. El candidato Trump no hace más que asegurarse el núcleo más conservador del electorado (con una representación que no supera el 10% del padrón), levantando las banderas del nacionalismo – que incluye una política exterior de tinte ‘Realista’ -, y del ‘sueño americano’ donde cada individuo, con su esfuerzo, pueda concretar sus proyectos.

-En términos generales, ¿qué situación viven hoy los latinoamericanos en EEUU? ¿La situación mejoró o empeoró en relación a los últimos años? ¿En qué aspectos se percibe mayormente la desigualdad o discriminación que viven?

2)      La situación de los latinos en los Estados Unidos no ha mejorado, más aún cuando no ha habido cambios estructurales en un escenario macroeconómico que, en los últimos años, vario desde lo adverso a lo inestable. En épocas de adversidad económica su capital, mayoritariamente trabajo intensivo de baja calificación (construcción, empleadas domésticas, etc.), suele ser un gran perdedor en términos de la dinámica de los diferentes actores socio-productivos. En este aspecto la comunidad latina continúa siendo, en su mayoría, una población ‘de segunda’ con menores posibilidades de ascenso socio-económico que sus conciudadanos caucásicos.

-Su opinión personal sobre el mensaje de Donald Trump en el que vinculó a los inmigrantes mexicanos en Estados Unidos con la llegada de la droga y el incremento de los robos y las violaciones, y la propuesta de construir un muro.

3)      La relación de los latinos con las drogas, la violencia, etc. tiene bastiones estructurales que tienen un vínculo directo con su escenario socio-económico de origen, dadas sus condiciones de vida adversas tanto en su México natal (los que han migrado) como ya dentro de los Estados Unidos. La discursiva de Trump no avizora un análisis de esta complejidad, como así tampoco su interés, donde solo atinó a manifestar que “Estados Unidos se ha convertido en un basurero para los problemas del mundo”. Su objetivo político solo comprende consecuencias, con el foco de su discursiva en la inseguridad – incluida la inmediata construcción de un muro fronterizo con México – que pueda permitir el desarrollo de una vida en armonía para las ‘familias estadounidenses’.

-¿Considera que una persona como Trump podría tener chances de acceder a la Presidencia estadounidense?

4)      Las posibilidades de una victoria de Trump son prácticamente nulas, ya que ha atacado hasta el silencio de potenciales aliados políticos – cautelosos de no quedar ‘pegados’ ante alguna declaración en referencia al tema que pueda parecer desafortunada para el electorado -, indicando que los “dirigentes estadounidenses son unos estúpidos que se encuentran controlados por los lobbies y los intereses especiales”. Si a ello le adicionamos que alrededor de la mitad de los norteamericanos ya aseguró en diferentes encuestas que nunca lo votaría, solo un milagro lo podría catapultar a la presidencia de los Estados Unidos.

Visión ideológica del Obamacare

Revista Acción – Julio de 2015

http://www.imfc.coop/compraenlinea/revistas/ejemplares-revista-accion.html

La visión progresista de los demócratas apunta al electorado que añora aquel otrora Estado de Bienestar y a aquellos a los que las desigualdades sistémicas crecientes los han empobrecido abruptamente en las últimas décadas. Sin embargo, una expansión del Gasto Público requiere ser complementando con un crecimiento económico; más acorde a la bonanza de los años de Clinton como presidente, que al estancamiento y la variabilidad de la economía actual.

De este último punto se toma el Partido Republicano, que entiende que el ‘asistencialismo estatal’ solo generará un déficit fiscal que no podrá ser cubierto por los ingresos gubernamentales. Por el contrario, solo se escucharán las palabras más negativas de su diccionario ideológico: emisión o endeudamiento, que en conjunción solo generan inflación y el ‘Crowding – out’ (desplazamiento) del sector privado. Poco entenderán seguramente de cuestiones macroeconómicas el núcleo duro de la masa electoral republicana, cuyo sesgo de comprensión se sentará sobre las bases de una idiosincrasia que centra sus objetivos en el esfuerzo individual, en contraposición del  ‘colectivismo ineficiente e improductivo’.

Por su parte, la izquierda más radical, casi inexistente en términos electorales, se percata de esta confusión de lógica bipartidista y encuentra en la permanente puja de intereses entre los diferentes actores, las respuestas superadoras. Mientras la asistencia social no genera un cambio estructural en la calidad de vida de los más necesitados, algunas de las industrias corporativas más afines al ala republicana – como la industria farmacéutica y de servicios de salud -, aprovechará la lógica capitalista e incrementará su producción y rentabilidad, convirtiéndose seguramente en los más beneficiados del Obamacare.

 

Hillary Clinton y Jeb Bush: precandidatos con portación de apellido

Entrevista a Pablo Kornblum para el Diario Tiempo Argentino, 22 de Junio de 2015.

http://tiempo.infonews.com/nota/155693/hillary-clinton-y-jeb-bush-precandidatos-con-portacion-de-apellido

a)      -Qué representan los Clinton y los Bush en la historia reciente de los Estados Unidos

b)      -Por qué creés que a pesar del desgaste que sufrieron los gobiernos de ambas “dinastías” estos candidatos son los que pican en punta en ambas primarias (según las encuestas).

c)      -Considerás que favorece a ambos candidatos que sean Hillary y a Jeb los que se enfrenten, teniendo en cuenta la imposibilidad que tendrán ambos partidos para cuestionar cosas vinculadas con el pasado de ambas familias en el gobierno?

a)      Los Clinton y los Bush encarnan los apellidos más importantes de las últimas décadas en la política estadounidense. Ambos representan fielmente los intereses de sus respectivos partidos en las diversas áreas programáticas (Impuestos, Inmigración, Gasto Público, Seguridad, etc.). En este aspecto, el capitalismo de círculos cerrados y concéntricos no requiere ni académicos, ni científicos ni filántropos; sólo políticos y empresarios especializados en explotar sus conexiones familiares.

b)     La respuesta probablemente es multicausal; pero fundamentalmente por el enorme poder acumulado que poseen como parte de la ‘elite política’ dentro de los circuitos de poder económico, militar y social. Por otro lado, un Bush o una Clinton, tienen la ventaja del reconocimiento del nombre, el valor de la marca familiar. Otra ventaja es la fiabilidad: saben cómo funciona el poder, no necesitarán aprender y deben saber lo que la sociedad requiere. En definitiva, las dinastías resisten porque políticamente son útiles.

c)      Cada uno potenciará las virtudes de sus predecesores, agregándole sus valores propios. Hillary se sustentará en la destacada política económica del ex presidente Clinton, adicionándole un estilo sobrio y con alta sensibilidad social para con las mujeres y las minorías. Jeb, por su parte, utilizará el histórico apoyo de los empresarios de las industrias más importantes para con la familia Bush (Finanzas, Petróleo, Industria Militar); pero además le agregará cierto grado de pragmatismo en cuanto a la apertura al dialogo con los diversos sectores sociales y políticos.   

Un final inevitable en Baltimore

Publicado por Pablo Kornblum en el diario Tiempo Argentino el 04-05-2015

http://tiempo.infonews.com/nota/151683/un-final-inevitable-en-baltimore

Lo que ocurre en Baltimore se podría denominar como el inevitable resultado de décadas de sistemática opresión de la población afroamericana. En este sentido, la dinámica económica se ha transformado en el reflejo troncal de una opresión sigilosa pero tan peligrosa como las balas o los gases lacrimógenos: se regenera y potencia por generaciones, durante toda la cadena de la vida, hasta que eclosiona.

Los datos lo validan: La mortalidad infantil es 9 veces mayor en los niños afroamericanos que en los blancos. El desempleo de los jóvenes blancos se encuentra en torno al 10%, mientras que para los afroamericanos es del 37%. Solo el 10% de los afroamericanos adultos en edad activa tiene estudios terciarios o universitarios completos, mientras la misma tasa se eleva al 50% en la población blanca. Y los ancianos blancos de Baltimore viven 2 décadas más que sus vecinos afroamericanos.

Por lo tanto, un análisis profundo debería puntualizar un hecho insoslayable: a la pobreza generada por un proceso de desigualdad fuertemente creciente bajo la lógica de un capitalismo viciado por los patrones más liberales, se le adiciona una tensión racial embebida en una sociedad diplomáticamente estable pero con grietas raciales profundas. Un cocktail explosivo de indigencia y segregación que presenta dos soluciones: la búsqueda de un cambio político, cultural y socio-económico estructural; o la represión paramilitar. En todo caso, ambas sirven para mantener el estatus-quo y la reproducción sistémica bajo el dogma de la acumulación de capital.

La elegida ha sido la opción simplista, la que utiliza al aparato policial para controlar la subversión pública, y que evita generar un contexto de compresión ciudadana junto con políticas públicas distributivas audaces. El propio presidente de la nación, el Demócrata Barak Obama, fue tajante: “no hay excusa para la violencia sin sentido. Los responsables de los disturbios deben ser tratados como criminales”.
Los Republicanos complementaron gustosos esta opción ‘belicista’. Sus legisladores presentaron el mes pasado un proyecto de presupuesto para el año próximo año fiscal 2016, en el cual se incrementan los gastos del aparato policial y militar por un lado, pero a la vez se propone una serie de importantes recortes a programas sociales, como la asistencia alimenticia y médica a los pobres – incluido el ‘Obamacare’ -.

En definitiva, pareciera ser que las 5.600 muertes a causa de la represión policial en los Estados Unidos en los últimos 15 años, han sido en vano. La lógica política se aleja de los requerimientos de los más vulnerables, haciendo caso omiso a los valores ‘democráticos republicanos’ que tanto enfatizan y promueven a lo largo y ancho del planeta. ¿O será que continúan primando los intereses de aquellas elites políticas y económicas que prefieren mirar para otro lado, mientras su poder y riqueza continúan incrementándose exponencialmente?

Las razones detrás del anuncio de Estados Unidos y Cuba

Revista Apertura. Nota con comentarios de Pablo Kornblum el 17-12-2014

http://www.apertura.com/economia/Las-razones-detras-del-anuncio-de-Estados-Unidos-y-Cuba-20141217-0006.html

“Al gobierno de Barack Obama le queda poco tiempo y quiere quedar en la historia con un cambio estructural; tras la crisis de 2008, tiene una agenda económica más tranquila y esta apertura es una promesa desde la primera elección, pero la pregunta de todos era cuándo iba a hacerse”, contó, en diálogo con Apertura.com, Pablo Kornblum, director de economía internacional del Centro Argentino de Estudios Internacionales (CAEI).

“Cuba ya viene desde hace unos años cambios yendo hacia una economía ´más de mercado´; entonces le viene bien cualquier acercamiento a los Estados Unidos, que podría ser una flexibilización del bloqueo. Eso le ayudaría a Cuba a la unificación de la moneda”, aseguró el especialista, haciendo referencia a la economía dual que tiene la isla, ya que cuenta con pesos cubanos y el “cuc”.

Hoy, a diferencia de 1962, el mundo es otro. Cuando Fidel Castro y John F. Kennedy fueron los protagonistas de uno de los momentos de mayor tensión de la Guerra Fría, el contexto internacional era diferente y la Unión Soviética era un jugador clave. “No lo hubiese imaginado con Fidel”, lanzó el analista.  Pero cinco décadas después, todo cambió.

De acuerdo con Korblum, “a la economía macro de Estados Unidos no le cambia nada, pero la economía cubana le puede servir de mucho, porque le serviría que entren más remesas, porque es una economía más sufrida por el tema del bloqueo”.